Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/2013 12:00:00 AM

Las mil caras de John McAfee, el creador del antivirus

¿Quién es el verdadero John McAfee? El hombre que se dio a la fuga después de que se encontrara a su vecino muerto o el que comenzó la multimillonaria industria de los antivirus.

;
BBC
Dentro de los círculos tecnológicos desde hace mucho tiempo es una leyenda. Pero para la mayoría, McAfee se dio a conocer el año pasado cuando huyó de su casa de Centroamérica, disfrazado, con manchas en los dientes y el pelo teñido, disfrazado para evitar ser interrogado por las autoridades a las que que acusó de corruptas.

McAfee dijo a la BBC que "no tuvo ninguna relación" con la muerte de su vecino. La policía dice que sigue siendo una "persona de interés".

De vuelta en Estados Unidos, después de publicar imágenes de jóvenes "amigas" acariciando su torso desnudo tatuado, planea neutralizar el sistema cibernético de vigilancia de la agencia de espionaje electrónico estadounidense, la NSA.

Esto puede sugerir que está loco, tal vez incluso desquiciado. Un periodista que entrevistó a McAfee muchas veces lo describió como un "maestro de la manipulación" que miente y engaña.

"Me han llamado paranoico, esquizofrénico, el niño salvaje de Silicon Valley", reconoce. Pero él tiene una perspectiva diferente: "Soy un empresario que siempre ha sido curioso y disfruto resolviendo problemas".

"Creo que cuando nos salimos de ruta, rompemos moldes, cuando nos convertimos en nosotros mismos y caminamos sin miedo por caminos que otras personas no mirarían es cuando viene el verdadero progreso. Y a veces la verdadera belleza".

"Nos falta eso. Nos faltan las personas que tienen el coraje de caminar en el desierto sólo para ver lo que hay".

Amy Emshwiller, la adolescente exprostituta que vivía con él en Belice, lo describe como "dulce y generoso". "Le gustan las aventuras y por lo general tiene un sentido del humor oscuro. Es generalmente un hombre dulce".

Entonces, ¿quién es el verdadero John McAfee?

Para tener alguna posibilidad de conocer y obtener una opinión informada de lo que realmente motivó su comportamiento errático tras la muerte de Gregory Faull hay que viajar profundamente en el pasado de este hombre de 68 años de edad.

Adicto y expulsado

A pesar de su acento sureño, el empresario teñido de rubio y barba de chivo es mitad británico, hijo de una mujer inglesa que conoció a un soldado norteamericano destinado en Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

"Me siento tan británico como estadounidense", dice McAfee. "No hay mucha diferencia entre nuestros países".

De joven llegó a Virginia, donde tuvo una infancia problemática: su padre era un alcohólico que se suicidó cuando McAfee tenía 15 años. Él mismo no tardó en comenzar a beber en exceso y consumir drogas, pero que se las arregló para mantener una prometedora carrera académica.

Eso llegó a su fin a finales de 1960, cuando la Universidad Estatal de Lusiana puso fin a su doctorado en matemáticas después de que se revelara que se había acostado con una estudiante universitaria de la que era mentor.

Más tarde se casaron y McAfee utilizó sus habilidades en una serie de trabajos de programación con algunas de las mayores organizaciones de tecnología de la época, como la NASA, General Electric, Siemens, Univac y Xerox, a la vez que continuaba inmerso sus adicciones.

Las cosas llegaron a un punto crítico en la década de 1980 después de que su esposa fue despedida y su dependencia de las drogas lo obligó a buscar ayuda.

"En 1984 fue la última vez que tomé drogas, bebí alcohol o vendí drogas", dice.

"Sin embargo, todavía están conmigo. Mi cuerpo está cubierto de tatuajes de la época. Y me temo que algunas de mis ideas, conceptos y actitudes que fueron moldeados durante ese tiempo todavía están conmigo".

Antivirus millonario

A pesar de sus problemas, McAfee logró conseguir un trabajo con el contratista de defensa Lockheed Martin, donde trabajó en un programa de reconocimiento de voz secreto.

Allí se encontró con un inusual código autoreplicante, diseñado para copiarse a sí mismo en cualquier disquete insertado en computadoras infectadas. Cuando se examinaba, contenía el mensaje: "Bienvenido a la mazmorra. Cuidado con este virus".

Su primer contacto con el virus Pakistani Brain lo dejó fascinado. Diseñó una forma de desinfectar las computadoras y luego extender la cura a través de un sistema de tablón de anuncios, un precursor de la red.

El reto lo inspiró a crear un negocio propio: McAfee Associates, una empresa que más tarde se vendió a Intel por más de US$7.600 millones.

"Sabía que este campo se convertiría en algo muy grande porque conociendo como es la naturaleza humana siempre habrá hackers", dice.

A pesar de ello, dice que nunca ha utilizado los productos elaborados por la empresa que sigue teniendo su nombre.

"Estoy constantemente bajo ataque, sin embargo, no uso protección de software".

"Me protejo cambiando constantemente la dirección de mi IP (protocolo de Internet), no colocando mi nombre en cualquier dispositivo que uso y no metiéndome en sitios donde se puede pillar un virus".
"Los sitios de porno, por ejemplo, simplemente no entro ahí".

"En segundo lugar, practico la informática segura. Si alguien me envía un email con un enlace, no lo abro hasta que pueda llamar a la persona para comprobar que me envió el correo electrónico".
"Suena absurdo vivir de esa manera, pero prefiero confiar en mis propios recursos y pensamientos que en el software de otra persona".

Después de vender su participación en el negocio en 1994, McAfee pasó a fundar y vender otras empresas, incluyendo un sistema de mensajería instantánea, un proveedor de firewall y un rancho en el que ofreció vuelos en "trikes", cabinas con motor de vuelo suspendidas de parapentes.

Luego se dirigió hacia el sur.

Investigación y allanamiento

En 2008, a una edad en que otros estarían pensando en asentarse, McAfee se trasladó a la selva de Belice con la intención declarada de tratar de curar otro tipo de infección.

"Me encontré con un concepto llamado detección de quórum, que es la técnica que las bacterias utilizan para comunicarse entre sí".

"Hasta hace unos 10 años ni siquiera sabíamos que las bacterias se comunicaban, pero descubrimos que tienen un sistema de comunicación muy sofisticado. Quería explorar e investigar para ver si podíamos llegar a desarrollar nuevos antibióticos".

Dice que escogió la zona porque las plantas que crecían a lo largo de Río Nuevo contienen compuestos que inhiben las bacterias de enviar señales químicas entre sí y de este modo se impide su capacidad para coordinar un ataque.

Las cosas no salieron según lo planeado.

La primera señal de problemas fue cuando los periodistas invitados escribieron historias que dejaron en claro que no sabían qué hacer con la operación.

A continuación, un altercado con la microbióloga con la que estaba trabajando, Allison Adonizio, puso el proyecto en peligro cuando ella renunció.

Adonizio, que actualemente vive en Filadelfia, no quiso ser entrevistada.

En abril de 2012, las cosas llegaron a un punto crítico cuando la Unidad de Supresión de Pandillas de la policía de Belice allanó el centro de investigación.

McAfee dijo que los funcionarios sospechaban que estaban utilizando el lugar para producir metanfetamina psicoestimulante que es ilegal.

Cuenta que mataron a su perro, confiscaron su pasaporte, dos armas con licencia en la propiedad y lo encarcelaron brevemente antes de retirar los cargos.

"Bajo ninguna circunstancia ellos creían que se trataba de un laboratorio de metanfetaminas", afirma.
"Todo el mundo sabía que era un laboratorio de biotecnología porque había contratado a la mitad de la gente. Todos sabían lo que estaba haciendo".

"(Belice) es el paraíso de los piratas. Es un lugar extremadamente corrupto y peligroso".
"Después de un año allí, un político local envió a un representante y me pidió que donara US$2 millones para una campaña. Dije que no. Dos semanas más tarde realizaron una redada en mi recinto".

McAfee dice que cuando le pidieron la donación por segunda vez lo hizo público con mensajes en internet, hablando con la prensa local e internacional sobre el incidente. Se convirtió en algo político.

The Belize Times -publicado por el principal partido de oposición- sugirió que el "asalto bárbaro" contra McAfee fue un "ojo negro global" para el país y una amenaza para su industria turística.

"Me hubiera gustado ser más inteligente socialmente", reflexiona McAfee.

"Creo que tengo la capacidad de resolver ecuaciones matemáticas y problemas de programación con mucha facilidad, pero soy un poco ingenuo en algunas situaciones sociales. Y, ciertamente, en Belice fui muy ingenuo".
 
En el momento del ataque, McAfee había comenzado un romance con una joven de 16 años de edad, Amy Emshwiller, una exprostituta que había conocido en el Día de la Independencia de Belice.

Ella dice que él no sabía que tenía menos de una cuarta parte de su edad.

"No sabía cuántos años tenía. Mentí diciéndole que tenía 18 años y él pensó que estaba bien".
"Le dejé enamorarse antes de decirle mi edad".

Tras la redada, McAfee y Emshwiller se mudaron a su villa de San Pedro, una ciudad en la isla más grande de Belice, Ambergris Caye.

Allí recibieron la visita de Chad Essley, caricaturista, que comenzó a colaborar en un libro sobre la vida de McAfee.

"Yo no acababa de comprender que su estilo de vida era el de un tipo más viejo rodeado de chicas jóvenes y guardaespaldas con armas de fuego", dice.

"Muchas de esas niñas eran exprostitutas o tuvieron vidas muy difíciles".

"Estaba prohibido expresamente salir de la ciudad y beber. Él no soportaba el olor a alcohol, tampoco quería ninguna de las chicas se drogara".

"Entrevisté a cada una de estas chicas, tengo sus antecedentes. Sus historias fueron increíblemente tristes. Estaban mejor estando alrededor de John".

Mientras tanto, al lado, Gregory Faull, dueño de un bar de deportes Orlando que se había divorciado y decidió vivir en su casa de vacaciones de Belice, estaba cada vez más furioso con las actividades de su vecino.

Hacha de guerra enterrada

El caricaturista Chad Essley está trabajando en un libro sobre la vida de McAfee.

El jueves 8 de noviembre de 2012, McAfee hizo titulares locales cuando donó 40 pistolas paralizantes, esposas y porras a la policía local en una conferencia de prensa.

El alcalde, Daniel Guerrero, le dio las gracias, diciendo: "La delincuencia está afectando a la industria del turismo, es el momento de poner fin a esto. Protejamos nuestro sector y convirtamos San Pedro en el refugio seguro una vez más".

Esa noche el boletín local de televisión declaró que "el hacha de guerra fue enterrada formalmente", lo que sugería que el conflicto entre McAfee y las autoridades de Belice había terminado.

Temprano en la mañana del domingo, Faull fue encontrado por su ama de llaves muerto en un charco de su sangre. Los policías llamados a la escena encontraron una sola bala de 9 mm. Dijeron que falataban un teléfono móvil y un ordenador portátil, pero no había señales visibles de una entrada forzada.

La policía lo buscó sin conseguirlo. Un artículo publicado al día siguiente por la revista Wired reveló por qué: McAfee le dijo a la publicación que había visto a los oficiales acercándose y se había escondido poniéndose una caja de cartón en la cabeza.

Recuerda que su cuidador le había dicho que Faull había sido asesinado y temía por su propia vida.
"La primera cosa que vino a mi mente fue: 'Oh, mi Señor. El gobierno finalmente está tratando de deshacerse de mí'", dice.

"Ciertamente yo había sido un gran espina en su costado y simplemente se equivocaron de hombre.

McAfee reconoce que él y Faull habían estado en desacuerdo, pero resta importancia a la idea de que se odiaban entre sí o que sospechaba que era la persona que había alimentado a dos de los perros de Emshwiller con una tortilla envenenada.

"Durante los cinco años que estuve allí, habríamos cruzado 15 palabras", dice.

McAfee huyó diciendo que temía que iba a ser "silenciado" si era capturado y encarcelado.

Esto fue noticia en todo el mundo, en gran parte debido al hecho de que estaba publicando actualizaciones de un blog y daba entrevistas frecuentes, acciones que él dice fueron diseñadas para asegurarse de que no le podían hacer desaparecer si era capturado.

Interrogado sobre el asunto, Dean Barrow, primer Ministro de Belice, dejó claro que McAfee no era un sospechoso oficial del asesinato y que sólo lo habían clasificado como una "persona de interés".

"No quiero ser cruel, pero creo que es extremadamente paranoico, incluso loco", añadió el político.

Lo siguiente se supop el 3 de diciembre, cuando un reportero y fotógrafo de la revista Vice reveló que estaban documentando la vida de McAfee mientras huía y, sin saberlo, reveló que había cruzado a Guatemala, lo que resultó un giro frustrante para el gurú de la tecnología.

Pocos días después, McAfee fue arrestado. Hubo inicialmente especulaciones de que sería enviado de vuelta a Belice, pero una semana más tarde se le permitió volar a Miami como un hombre libre.

Héroe y villano

McAfee ha ofrecido una recompensa de US$25.000 por información relacionada con la muerte de Faull, pero dice que no han fracasado sus intentos de ponerse en contacto con la familia de la víctima.

La familia ha calificado la recompensa de "gesto vacío" y sugirió que si McAfee realmente quería ayudar que hubiera cumplido con la policía de Belice.

Un portavoz del gobierno de ese país dijo que sus autoridades aún querían hablar con él.

"La investigación está en curso y McAfee sigue siendo una persona de interés. Si respondiera a las preguntas haría una diferencia en el progreso de la investigación, pero esto está fuera de las manos del gobierno de Belice".

Mientras el crimen siga sin resolverse es inevitable que el empresario siempre esté bajo sospecha. Pero él dice que puede vivir con eso.

"Siempre habrá gente a la que le gustes y a la que no", dice.

Eso no quiere decir que está tratando de olvidar su paso por Belice.

Además de la novela gráfica, está trabajando con una empresa canadiense para hacer un documental y una película sobre su tiempo allí.

Mientras, McAfee ha vuelto a Silicon Valley para anunciar el próximo lanzamiento de un gadget de US$100 dólares que promete puede hacerte invisible en la red.

"Si no puedes verlo, no puedes hackearlo. Si no puedes mirar dentro de él, no puedes espiar nada de lo que pase en su interior", explica.

Dice que las unidades caben en los bolsillos de la gente y permiten que sus teléfonos, tabletas y ordenadores se comuniquen con los dispositivos de otros propietarios dentro de un radio de tres cuadras.

Añade que también puede conectarse a la red de forma anónima a través de un nodo, una pieza separada del equipo conectado a la red, ya sea directamente o con sus datos cifrados transmitidos a través de otras unidades.

Cada una cambiará su identificador de red frecuentemente haciéndolos difíciles de rastrear.

Asegurá que interesará a los estudiantes universitarios que quieren copiar música de forma anónima y para las empresas que desean evitar el robo de secretos corporativos.

También es consciente de que, a la luz de las fugas de información de Edward Snowden sobre las técnicas de vigilancia utilizadas por los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido, parte de su encanto será frustrar sus esfuerzos.

"Ya sabemos que por su propia paranoia y deseo de permanecer en el poder, los gobiernos están vigilando todo lo que pueden", dice.

¿Funcionará la tecnología? ¿Será capaz de frustrar a las autoridades una vez más?

En este punto, como gran parte de la vida de John McAfee, es imposible estar seguro de todos los hechos. Y en última instancia, depende de usted si quiere tomarle o no la palabra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.