Lunes, 23 de enero de 2017

| 2004/05/02 00:00

Memoria viva

Recuperar la memoria del país era una de las obsesiones del presidente Virgilio Barco.

Memoria viva

Por eso se preocupó por reunir y publicar la colección completa de los escritos del general Santander y como alcalde de Bogotá inauguró 12 museos. Pero sin duda su mayor obra en este aspecto fue promover la construcción del Archivo General de la Nación. Su esposa Carolina Isakson de Barco siempre lo apoyó en este interés, al punto que a su muerte continuó su trabajo. Se vinculó a la Asociación de Amigos del Archivo para seguir rescatando los documentos históricos y buscar apoyo económico para la institución. Por esta labor, la Asociación ha decidido hacerle un homenaje al nombrarla su presidenta honoraria. Evidentemente, un gran reconocimiento para alguien que se ha dedicado a no dejar que el pasado del país se pierda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.