Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/03/06 00:00

Mente criminal

Mente criminal

La semana pasada ‘Jack el destripador’ dejó de ser el asesino más popular del Reino Unido. Luego de un juicio de tres meses la justicia británica condenó a cadena perpetua al doctor Harold Shipman por el homicidio de 15 mujeres. A pesar de su aspecto bonachón el médico fue hallado culpable de envenenar a varias pacientes suyas —en su mayoría viudas ricas que vivían solas— a quienes les inyectaba dosis letales de diamorfina. Después de certificar el deceso les sugería a los familiares que cremaran los cuerpos y, en el caso de Kathleen Grundy, fue capaz de falsificar el testamento para reclamar parte de la herencia. Pero con su captura no concluye la investigación pues las autoridades piensan examinar con lupa las muertes de otros 136 pacientes que, misteriosamente, pasaron a mejor vida cuando eran atendidos por Shipman.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.