Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/1994 12:00:00 AM

MIS PRIMEROS 25 AÑOS

Al cumplirse el primer cuarto de siglo de su programadora, Jorge Baròn sigue siendo el 'self-made man' de la televisión nacional.

SI EN LA TELEVISION COLOMBIANA HAY pocas historias de hombres que se han superado, bien podría decirse que sólo hay una en la que el protagonista empezó muy abajo y terminó por alcanzar puestos altos: la de Jorge Barón. No puede concluirse otra cosa si se tiene en cuenta que este hombre que se ha codeado en la pantalla chica, en espacios de su propia programadora, con artistas de la talla de Julio Iglesias o Pedro Vargas, nació en Ibagué hace casi 45 años en un hogar en el que el padre era taxista y la madre dueña de una tienda al lado del cementerio.
Fue precisamente de ella de quien Jorge Eliécer Barón Ortiz -que ese es su nombre completo- heredó el carácter emprendedor. En efecto, cuando tenía seis años ya vendía cometas en el garaje donde su papá guardaba el taxi. Más adelante alquilaba comics a quienes hacían cola para el cine los domingos. Y luego se iba hasta Gualanday, un pueblo vecino, en la buseta que compró su padre, al lado del conductor, a quien convenció de que no sólo trabajara en Ibagué, sino que hiciera esos viajes.
Pero era la radio y la televisión lo que lo subyugaba. Y como no había olvidado que el dueño de La voz del Nevado le había dicho que tenía buena voz, una tarde, después de pelear con su padre, decidió irse de la casa y pedir puesto en la emisora. Aunque le dijeron que no podían pagarle, le dejaron hacer el turno de 12 de la noche a 6 de la mañana y vender los cupos de publicidad para hacerse a unos pesos. Allì creó su primer programa, 'Fin de semana con la nueva ola' y rompió el esquema de la estación porque, en lugar de rancheras, pasaba temas de Paul Anka y Elvis Presley. Así ahorró dinero suficiente para viajar a Bogotá, con una camisa de manga corta y dos bluyines desteñidos entre la maleta, a estudiar diplomacia en el Externado de Colombia. Quería cumplir su sueño: ser embajador.
En la capital la plata se le fue acabando. Tuvo que abandonar la universidad. Y a punta de buscar puesto, volvió a la radio para trabajar en Mil 20 y en La voz de Colombia. En esta última hacía de todo. Incluso los mandados del gerente, Julio E. Sánchez Vanegas. Hasta que un día Juvenal Betancur, quien manejaba un programa de televisión que presentaba el chef Segundo Cabezas, le permitió salir al aire explicando una receta de cocina. Jorge Barón lo hizo a las mil maravillas. Por eso tan pronto Betancur se aburrió y abandonó el espacio, él fue a Inravisión y se lo adjudicaron. Así, el 24 de mayo de 1969, es decir, hace 25 años transmitió por primera vez 'Cocine a su gusto'.
El resto ha sido progreso. Hoy, por ejemplo, su programadora ocupa el tercer lugar de la Cadena Uno en horas de programación. Y aunque para algunos Jorge Barón no sea el prototipo del hombre más elegante de la televisión colombiana, todos le reconocen el mérito de haberse hecho a pulso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.