Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/10/1994 12:00:00 AM

Misión cumplida

Catorce meses de trabajo al frente del Bloque de Búsqueda le cambiaron la vida al general Octavio Vargas Silva. Y sus propios éxitos, y los del Bloque, le cambiaron la vida al país.

UN CRISTO QUE CUELGA EN LA PARED y dos banderas, una de Colombia y otra de la Policia Nacional, adornan su enorme oficina. Al fondo, una galería de condecoraciones, placas y escudos está cuidadosamente ordenada sobre una repisa de cedro. Encima de su escritorio reposan seis aparatos telefónicos. Uno de ellos tiene línea directa con el despacho del Presidente. Otro, con el del Ministro de Defensa, y uno más con la oficina operativa del Bloque de Búsqueda en Medellín. Esa línea fue la que más timbró en los últimos 14 meses. Un promedio de 50 llamadas al día informaban acerca de los pasos de Pablo Escobar desde su fuga de la cárcel de La Catedral.
Ahí, en medio de teléfonos, condecoraciones y banderas, pasa sus largas jornadas de trabajo, que a veces superan las 18 horas, el general Octavio Vargas Silva, subdirector de la Policía Nacional y hombre escogido en septiembre del año pasado para que manejara los hilos de la búsqueda de Escobar. Desde ese momento su vida cambió. Atrás quedaron las horas para la lectura, para la música y para sus hijos. Sólo había tiempo para trabajar con sus colaboradores y armar el rompecabezas que permitió no sólo desarticular el poderoso cartel de Medellín, sino dar, por fin, con el paradero del jefe de esa organización delictiva que en los últimos años se había convertido en el principal verdugo de la Policía, toda vez que se llevó por delante a 600 agentes y dos directores de antinarcóticos de Antioquia.
Sin duda, los recientes meses en la vida del general Vargas Silva han sido los más difíciles y azarosos de sus 38 años de carrera militar. A pesar de ser un hombre curtido en estas lides, fueron muchos los momentos de zozobra que vivió este huilense a medida que las críticas se enfilaron hacia el Bloque. Sin embargo, siguió adelante con paso firme. Tuvo el apoyo de sus superiores y se mostró dispuesto a cambiar sobre la marcha la estrategia que había diseñado para dar con Escobar. Sabía, como lo supo el dia en que planeó en sólo dos horas el operativo que terminó con la vida de Gonzalo Rodríguez Gacha, que todo era cuestión de tiempo, de trabajo, de perseverancia.
Sentado sobre un cómodo sillón de cuero, el general Vargas Silva está convencido de que es hora de comenzar a desescobarizar al país y a rescatar los valores que se trastocaron en estos 10 años de narcoterrorisno. Y si bien no oculta su satisfacción y alegría por la misión que acabó de cumplir, es muy consciente de que todavía falta mucho por delante. Por eso la muerte de Escobar es para él apenas un paso en la batalla final que libra su institución contra el narcotráfico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.