Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/01/20 00:00

MISION IMPOSIBLE?

EL NUEVO EMBAJADOR ANTE ESTADOS UNIDOS, JUAN CARLOS ESGUERRA, VIAJA A WASHINGTON CON UN RETO ESPECIFICO: LOGRAR RECERTIFICAR A COLOMBIA.

MISION IMPOSIBLE?

Juan Carlos Esguerra aceptó el Ministerio de Defensa horas después de que la confesión de Santiago Medina sobre el ingreso de dineros del narcotráfico en la campaña presidencial hubiera causado revuelo en el gobierno y en la opinión pública. En ese momento pocas eran las personas que estaban dispuestas a asumir un cargo importante en la administración de Ernesto Samper, pero Esguerra, por el contrario, se le midió al desafío convencido de que en tiempos de crisis es cuando menos se debe decir que no. Su tránsito por esa cartera tuvo altibajos. Concretamente nadie lo vio al mando de su cargo hasta que pudo reorganizar la cúpula militar. Finalmente, cuando en noviembre pasado logró hacer esos ajustes y puso en la línea de mando a los más duros y prestigiosos generales del país, acabó siendo reconocido como un ministro de Defensa firme.Tal vez el único cargo tan difícil de aceptar como el Ministerio de Defensa en el momento en que Esguerra lo hizo, es la embajada ante Estados Unidos hoy. Su prioridad es que Colombia sea recertificada, aunque sea por razones de seguridad nacional, en marzo del próximo año. Sin embargo, no está muy claro que lo vaya a lograr. El senador norteamericano Jesse Helms, en entrevista exclusiva para la revista Cromos, aseguró que no veía justificación para certificar al gobierno colombiano, entre otras cosas porque no había indicios contundentes de que, en materia legislativa, el Congreso estuviera cooperando en la lucha contra las drogas. En este sentido, las leyes de extinción de dominio y aumento de penas ya fueron aprobadas, pero su aceptación de parte de Estados Unidos no dependerá de su promulgación sino de su aplicación.Así pues, el reto del nuevo embajador de Colombia en Washington no es de poca monta. Sin embargo, Esguerra ya dio muestras de estar preparado para situaciones particularmente complicadas. Cuando aceptó la cartera de Defensa, no sólo salvó al presidente Samper de una crisis, sino que terminó confirmando quién era el que tenía el mando entre los militares. Ahora el ex constituyente tiene enfrente una de las misiones diplomáticas más difíciles de los últimos años y su gran desafío es demostrar que el gobierno colombiano ha hecho todo lo que le corresponde en la guerra internacional contra el narcotráfico. "Si hace un año tuvimos éxitos en el nivel operacional y se le echaba en cara a Colombia el hecho de que no hubiera esos mismos éxitos en el campo legal, este año los podemos mostrar en todos los campos _dice Esguerra_. Ahora se trata de que estas acciones sean reconocidas". Si lo logra, Esguerra habrá ganado la que es sin duda una de las batallas más delicadas de su carrera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.