Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1998/05/18 00:00

MODELO EXCLUSIVO

MODELO EXCLUSIVO

Durante el pasado Baile de las Rosas en Mónaco se produjo una de esas coincidencias que irritan especialmente a las mujeres. La princesa Ira de Fürstenberg se robó el show cuando se presentó, sin quererlo, a la tradicional celebración con un traje idéntico al de la princesa Carolina. Cuando la Fürstenberg se percató de la situación ya era demasiado tarde. No tuvo más remedio que saludar a la anfitriona como si nada hubiera pasado. Los comentarios no se hicieron esperar. Las estrictas normas de etiqueta real señalan que nadie puede vestir como los soberanos. Para relajar el ambiente la princesa Ira hizo lo posible para no encontrarse en toda la noche con la anfitriona de Mónaco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.