Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/10/2014 12:00:00 AM

Muere un millonario, nace una mujer superpoderosa

Ante el deceso de Emilio Botín, su hija Ana Patricia asume la presidencia del Banco Santander.

La revista Fortune, una de las biblias sagradas para los economistas, lo tiene claro: Ana Patricia Botín, la primogénita de Emilio Botín, quien falleció sorpresivamente de un infarto, es la sexta mujer más poderosa fuera de Estados Unidos.

Su poder, ahora que fue nombrada presidenta del rico Banco Santander, se extiende por todo el planeta. Su designación se produjo de urgencia. Incluso antes de las honras fúnebres del patriarca. Entre otras porque tras confirmarse la muerte de Botín, las acciones del grupo llegado a retroceder un 1,8%, aunque después de que se hizo el anuncio en el que se le daba a ella la bienvenida, se estabilizaron.

Al igual que su padre, Ana Patricia también creció rodeada de banqueros. Nacida en Santander en 1960, domina cinco idiomas, estudió en la Universidad de Bryn Mawn (Estados Unidos) y se graduó en Economía en la Universidad de Harvard.

Aunque, en su círculo más cercano la conocen como 'Ana P', ella se ha encargado de mantener en reserva su ambiente familiar. Por eso, de su vida privada apenas se sabe que está casada con Guillermo Morenés, tiene tres hijos varones y, dicen, disfruta jugando al golf. Además, comparte con su madre, Paloma O S’ hea, la afición por la música.

En cambio de su carrera profesional, hay más información. El diario El Mundo recuerda que esta economista dio sus primeros pasos en 1981 en JP Morgan, donde trabajó en Madrid y Nueva York. Cinco años después era nombrada vicepresidenta de esta entidad en España.

En 1988 se incorporó al banco familiar, en el que trabajó con su hermano Emilio (consejero del Banco Santander desde diciembre de 1989). Empezó como directora de los mercados de capital, en la División de Internacionales; creó un nuevo grupo cuyo objetivo era desarrollar todas las funciones de un Banco de Inversiones en Iberoamérica y en otros países.

Cuando su padre pensó que estaba suficientemente preparada, la nombró vocal del Consejo de Administración (febrero de 1989) y, a finales de 1989, pasó a ser miembro de la comisión ejecutiva del banco.

El 11 de noviembre de 1991 fue nombrada directora general adjunta del Banco Santander y consejera-directora general del Banco Santander de Negocios (BSN), merchant bank del grupo, dedicada a la banca de inversión. Ese mismo año fue galardonada con el premio Proémula a la Mujer de Empresa del Año por su trayectoria profesional y humana.

En septiembre de 1994 fue nombrada consejera delegada del Banco Santander de Negocios y consejera-directora general de la misma entidad.

Desde este puesto participó activamente en el desarrollo del banco en Latinoamérica. El 26 de mayo de 1997 la firma anunció la reestructuración de sus áreas de negocio con la unificación de sus departamentos de Tesorería, Gestión de Activos y Banca Corporativa.

Agrega El Mundo que el 15 de enero de 1999 se produjo la sorprendente fusión del Banco Santander con el Central Hispano, convirtiéndose así en una de las entidades más importantes de España y Europa.

Ana Patricia Botín fue designada responsable de la Banca Mayorista Global y consejera de la nueva entidad, Banco Santander Central Hispano (BSCH). Además es miembro del Comité Ejecutivo y del Comité de Dirección.

Sin embargo, también por sorpresa, Ana Patricia abandonó sus funciones ejecutivas y desapareció de la escena financiera española, en busca de nuevos horizontes, con Internet como principal reto.

Su conocimiento de la economía estadounidense la llevó a apostar por Internet y decidirse por entrar en Coverlink, una ‘incubadora’ de negocios fundada en 1993 y de accidentada trayectoria a raíz del estallido de la burbuja puntocom. En junio de 2001, Ana Patricia se vio obligada a comprar al resto de socios propietarios el 49 % del capital de Coverlink que todavía no poseía.

Sin embargo, este tropiezo le sirvió de lección para madurar aún más. Así, el periódico Financial Times la consideró la segunda mujer más influyente de Europa y la revista ‘Fortune’, como la sexta mujer de negocios más poderosa fuera de EE. UU.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.