Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/01/28 00:00

Muere J.D. Salinger, autor de "Catcher in the Rye"

Salinger murió de causas naturales en su hogar el miércoles. Desde hacía décadas vivía aislado por propia voluntad en su casa en Cornish, Nueva Hampshire.

Muere J.D. Salinger, autor de "Catcher in the Rye"

NUEVA YORK (AP) — J.D. Salinger, el legendario escritor, héroe de los jóvenes y fugitivo de la fama cuyo libro "The Catcher in the Rye" (El cazador oculto) conmocionó e inspiró a un mundo del cual se apartó, ha muerto. Tenía 91 años.

Salinger murió de causas naturales en su hogar el miércoles, dijo su hijo en un comunicado difundido por su representante literario. Desde hacía décadas vivía aislado por propia voluntad en su casa de la localidad de Cornish, Nueva Hampshire.

"The Catcher in the Rye", con su inmortal protagonista adolescente, el rebelde y atormentado Holden Caulfield, apareció en 1951, en plena Guerra Fría, una época de conformismo y angustias. El Club del Libro del Mes, que incluyó "The Catcher" entre sus selecciones, recomendó a "cualquiera que haya criado un hijo" la novela como "una fuente de asombro y deleite — y preocupación".

Enfurecido por todos los "falsos" que "me deprimen al punto de enloquecerme", Holden pronto se convirtió en el más famoso antihéroe de la literatura estadounidense desde Huckleberry Finn. Las ventas de la novela son asombrosas — más de 60 millones de ejemplares alrededor del mundo — y su impacto incalculable. Décadas después de su publicación, el libro sigue siendo una expresión que define el sueño más americano: no crecer nunca.

Salinger escribía para adultos, pero adolescentes en todo el mundo se identificaron con los temas de alienación, inocencia y fantasía de la novela, ni qué hablar de la suerte de tener la última palabra. "Catcher" presenta el mundo como una lucha muy injusta entre la bondad de la juventud y la corrupción de los mayores, un mensaje que sólo se intensificó con la inminente brecha generacional.

El culto de "Catcher" se tornó trágico en 1980 cuando el enloquecido fanático de los Beatles Mark David Chapman asesinó a John Lennon, citando la novela de Salinger como una inspiración y declarando que "este extraordinario libro posee muchas respuestas".

Para el siglo XXI, Holden parecía relativamente blando, pero el libro de Salinger siguió apareciendo en los currículos escolares y discutido en incontables sitios de internet y una página de Facebook.

Otros libros de Salinger no igualan la influencia ni las ventas de "Catcher", pero aún se leen, una y otra vez, con gran afecto e intensidad. Los críticos, al menos por un tiempo, consideraron a Salinger un consumado y atrevido cuentista, con títulos como el clásico "A Perfect Day for Bananafish" de la colección "Nine Stories". La novela "Franny and Zooey", al igual que "Catcher", es una búsqueda juvenil de redención obsesivamente articulada, que incluye una memorable discusión entre Zooey y su madre mientras el protagonista intenta leer en el baño.

"Catcher", narrada desde un hospicio psiquiátrico, comienza con Holden recordando su expulsión de una escuela en Pensilvania por reprobar cuatro clases y por su apatía en general.

Regresa a su casa en Manhattan, donde sus correrías lo llevan a todos lados, desde un hotel en Times Square hasta un carrusel bajo la lluvia con su hermana Phoebe en Central Park. Decide que quiere escapar a una cabaña en el oeste, pero desdeña preguntas sobre su futuro por hipócritas

"The Catcher in the Rye" llegó a ser una lectura tanto obligatoria como limitada, prohibida periódicamente por una junta escolar o por padres preocupados por su lenguaje franco y el irresistible rencor de Holden.

"Estoy consciente de que algunos de mis amigos estarán tristes, o conmocionados, o conmocionados y tristes, por algunos de los capítulos de 'The Catcher in the Rye'. Algunos de mis mejores amigos son niños. De hecho, todos mis mejores amigos son niños", escribió Salinger en 1955, en una breve nota para "20th Century Authors".

"Me resulta casi insoportable darme cuenta de que mi libro se mantendrá en un estante fuera de su alcance", añadió.

Salinger también escribió las novelas "Raise High the Roof Beam, Carpenters" y "Seymour — An Introduction". Su último cuento publicado, "Hapworth 16, 1928", apareció en la revista The New Yorker en 1965. Para entonces era ampliamente considerado un niño precoz cuya actitud se tornó de tierno a insufrible. "Salinger fue la mente más grande que se haya quedado en la escuela secundaria", comentó alguna vez Norman Mailer.

En 1997, se anunció que "Hapworth" se reeditaría como libro, lo que incitó una reseña negativa del New York Times. El libro, en el típico estilo de Salinger, no se publicó. En 1999, el vecino de New Hampshire Jerry Burt dijo que el escritor le dijo años atrás que tenía por lo menos 15 libros escritos inéditos que guardaba en una caja fuerte en su casa.

"Me encanta escribir y les aseguro que escribo con regularidad", dijo Salinger en una breve entrevista con Baton Rouge (Luisiana) Advocate en 1980. "Pero escribo para mí mismo, por placer. Y quiero estar solo para hacerlo".

Jerome David Salinger nació el 1 de enero de 1919 en la ciudad de Nueva York. Su padre era un acaudalado importador de quesos y carnes y la familia vivió por años en Park Avenue.

Como Holden, Salinger era un estudiante indiferente con un historial de problemas en varias escuelas. A los 15 años fue enviado a la Academia Militar de Valley Forge, donde escribía por la noche a luz de linterna bajo las sábanas y con el tiempo consiguió su diploma. En 1940, publicó su primer relato de ficción, "The Young Folks", en la revista Story.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.