Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2017 12:44:00 PM

La impresionante historia de Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo

La dueña del imperio L'Oreal se vio involucrada en una agria disputa en Francia, en la que investigaban regalos millonarios que incluían desde cuadros de Picasso hasta una isla en el Pacífico. Casi le cuesta el puesto a Nicolas Sarkozy.

;
BBC

La lista Forbes la ubicaba en el puesto 14 entre las personas más ricas del mundo. Todos los que la precedían son hombres.

Liliane Bettencourt, la heredera de la firma de cosméticos francesa L‘Oreal, falleció a los 94 años de edad.

Tenía una fortuna estimada de US$40.000 millones, lo que la convertía en la mujer más rica del planeta.

Abandonó la junta directiva de L‘Oreal en 2012, tras lo cual rara vez fue vista en público, aunque su nombre siguió cosechando titulares de prensa por un escándalo que se desató después de que le fue diagnosticada demencia.

En contexto: Muere Liliane Bettencourt, la millonaria detrás del gigante L‘Oreal

"Todos tuvimos una profunda admiración por Liliane Bettencourt quien siempre cuidó de L‘Oreal, la compañía y sus empleados, y quien estaba muy ligada a su éxito y desarrollo", dijo en una declaración, el director de la compañía Jean-Paul Agon.

"Personalmente ella contribuyó mucho al éxito de la compañía durante muchísimos años. Una gran mujer de la belleza nos ha dejado y nunca la olvidaremos", agregó.

Disputa familiar

En 2007, Bettencourt terminó involucrada en una batalla legal con su hija Francoise Bettencourt-Meyers, quien inició una demanda legal argumentando que su madre no estaba en plena posesión de sus facultades mentales y era explotada por miembros de su entorno.

Pero Bettencourt decía ser una mujer libre, plenamente sana y mentalmente consciente.

Al año siguiente se supo que François-Marie Banier, un fotógrafo que se había hecho amigo de Bettencourt, recibió de ella regalos valorados en más de US$1.000 millones, entre los cuales se incluían cuadros de Picasso y Matisse; así como una isla privada en el archipiélago de las Seychelles.

Bettencourt-Meyers dijo que inició acciones legales en contra de Banier tras enterarse por el personal de servicio de su madre que ella supuestamente estaba pensando en adoptarlo.

Madre e hija se reconciliaron en 2010. Un año después, un juez en Francia ordenó que Bettencourt quedara al cuidado de su familia debido a sus problemas de salud.

Puede leer: Novelón sin maquillaje

Pero el caso sobre la explotación de Bettencourt se convirtió en un escándalo político cuando se acusó a su gerente de finanzas, Patrice de Maistre, de haber tomado dinero de la mujer para financiar la campaña presidencial de Nicolás Sarkozy en 2007.

La justicia francesa investigó el presunto financiamiento ilegal de la campaña y el caso puso en aprietos al gobierno francés.

Sarkozy rechazó en todo momento las acusaciones y en 2013 logró que los fiscales desestimaran los cargos en su contra.

El caso de explotación llegó a su fin en mayo de 2015, cuando ocho personas -incluyendo a Banier- fueron condenadas y debieron pagar una compensación millonaria por daños a la familia de Bettencourt.

Gran parte de la información que alimentó las investigaciones procedía de grabaciones secretas que hizo el exmayordomo de Bettencourt, Pascal Bonnefoy, quien dijo que había registrado las conversaciones de su patrona como una forma de protegerla de quienes querían explotarla.

El imperio L‘Oreal

Cuando Bettencourt fue puesta por un juez al cuidado de su familia, todos sus bienes -incluyendo su participación en la compañía de cosméticos- fueron colocados bajo custodia de su hija.

Uno de sus dos nietos, Jean-Victor Meyers, ocupó su lugar en la junta directiva como vicepresidente y fue nombrado como guardián de los asuntos personales de su abuela.

El padre de Bettencourt, Eugène Schueller, creó y patentó a inicios del siglo XX un tinte de cabello artificial que él mismo embotellaba y vendía a los peluqueros de París.

En 1909 fundó una compañía de tinte de cabellos que fue expandiéndose hacia otras productos de belleza y se convirtió en el grupo L‘Oreal. En la actualidad es la compañía de cosméticos más grande del mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.