Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/1994 12:00:00 AM

NADANDO CON LA CORRIENTE

José Aristizabal, el líder de la Corriente de Renovación Socialista, jugó un papel indispensable en la desmovilización de este grupo guerrillero.

EL PASADO 9 DE ABRIL, JOSE ARISTIZAbal volvió a ser quien es. Por lo menos en cuanto a su identidad. Antes era 'Gabriel Borja', uno de los principales lideres de la Corriente de Renovación Socialista(CRS); pero desde ese día, cuando ese grupo guerrillero se reinsertó a la vida civil, decidió recuperar su nombre de pila.
Aristizábal fue pieza clave en este proceso, el quinto que termina exitosamente el gobierno con agrupaciones subversivas -ya habían culminado los del M19, el EPL, el PRT y el Quintín Lame-. Fue de los primeros dirigentes de la CRS en comprender, a principios de 1990, que los cambios en Colombia y el mundo, como la nueva Constitución, la caída del Muro de Berlín y el paulatino fin de la guerra en Centroamérica, propiciaban la búsqueda de soluciones políticas y no de fuerza a los problemas sociales.
Por eso en 1991, dos años después de que la CRS partió cobijas con el ELN, le formuló al gobierno una propuesta de tregua unilateral que fue el germen de la paz pactada el 9 de abril pasado en Flor del Monte (Sucre). "Desde entonces -dice Aristizábal- le dimos un viraje a nuestra manera de pensar. Antes creíamos que la meta era llegar a Bogotá con el fusil al hombro y tomarse la Casa de Nariño. Pensábamos que así comenzaría una nueva era en la historia de Colombia. Pero luego nos dimos cuenta de que, como las circunstancias políticas habían variado, se podía trabajar por este país usand o los canales políticos. El objetivo ahora es ganar alcaldías por elección popular, consolidar nuestras ideas y hacer oposición a nivel nacional, pues aún hay cosas que cambiar".
Ha sido tan rotundo el nuevo pensamiento de Aristizábal que ni siquiera dio marcha atrás en su afán de paz luego del asesinato contra Enrique Buendía y Ricardo González, dos negociadores de la CRS, ocurrido en Urabá en septiembre del año pasado, cuando se estaba diálogando con el gobierno. De allí que se sienta satisfecho al ver a 400 ex guerrilleros de regreso a la legalidad, gracias al respaldo político y económico del gobierno, que no sólo les concedió dos curules en la Cámara de Representantes sino que le otorgará a cada ex combatiente un crédito de cuatro millones de pesos para montar una microempresa y un salario de 170.000 pesos durante un año.
El final de esta negociación ha sido igualmente el de 'Gabriel Borja', un paisa nacido en Armenia el día de los Inocentes de 1946, que estudió Ciencias Sociales en la Universidad del Quindío y Sociología en la Autónoma Latinoamericana de Medellín, y que en su juventud se vinculó a la guerrilla en Urabá. Pero ha sido también el renacimiento de José Aristizábal, hoy presidente de la Comisión Ejecutiva Nacional de la CRS, que un día, en las selvas del Atrato, comprendió que la paz no está escondida en el monte. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.