Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2011 12:00:00 AM

Ni un pelo de tonto

Ashton Kutcher no es el típico actor de Hollywood. Además de reemplazar con éxito a Charlie Sheen en ‘Dos hombres y medio’, hoy se perfila como uno de los grandes magnates de los negocios en internet.

A partir de ahora haré todo desnudo", le dijo Ashton Kutcher a la presentadora Ellen DeGeneres en su visita a su popular programa de televisión. De inmediato cumplió su palabra y, sin pudor, se quitó la bata. No era la primera vez que lo hacía. Ya había posado cubierto solo por un cartel en la campaña publicitaria de la serie Dos hombres y medio (Two and a Half Men), de la que es el nuevo protagonista tras la salida del polémico Charlie Sheen. Pero a pesar de esa imagen de niño irreverente y algo tonto, este personaje le permitirá a Kutcher representar a alguien muy parecido a él: un joven y brillante hombre de negocios que se hizo multimillonario tras venderle su compañía a Microsoft.

El primer desafío de Kutcher será llenar el vacío que dejó Sheen. Para nadie es un secreto que su personaje como Charlie Harper, un alcohólico y mujeriego de Malibú, era el imán que mantenía a los televidentes pegados a las pantallas. No en vano cobraba 1,2 millones de dólares por capítulo. Era tal su popularidad que, tras su despido a causa de sus excesos y los insultos que lanzó contra la serie, hubo dudas sobre si continuar o no con esta. Entre los candidatos para reemplazarlo se barajaron figuras de la talla de Hugh Grant y Rob Lowe, pero finalmente la CBS optó por Kutcher, quien se convirtió en el nuevo actor mejor pagado de la televisión, con 700.000 dólares por episodio. Y lo cierto es que desde su llegada ha superado todas las expectativas. En Estados Unidos, 28 millones de personas vieron su debut, una audiencia mayor que la de cualquier episodio de las primeras ocho temporadas, cuando Sheen era el protagonista.

Esta es la oportunidad de oro para que Kutcher se consolide como un actor de peso y se deshaga de la imagen de chico bonito que solo puede interpretar roles en películas de adolescentes y comedias románticas. Se dio a conocer en la serie That 70's Show y, más adelante, participó en el programa Punk'd de MTV, donde les jugaba bromas a los famosos. Algunas de sus cintas más recordadas son Hey,¿dónde está mi auto, Recién casados y Locura de amor en Las Vegas.

Aunque años atrás fue el típico deportista fiestero y miembro de una fraternidad, modelo de Calvin Klein y hasta imagen de Pizza Hut, con Ashton Kutcher nada es lo que parece. Pocos saben que tuvo una niñez y una adolescencia difíciles por cuenta de la grave afección cardiaca de su hermano mellizo, que incluso lo llevó a intentar lanzarse desde el balcón de un hospital. Años después, entró a estudiar Ingeniería Bioquímica en la Universidad de Iowa, con la esperanza de hallar una cura a la enfermedad.

Por otra parte, Kutcher es un twittero famoso y fue el primero en tener más de un millón de seguidores. Hoy su cuenta es la décima en el mundo con ocho millones de fanáticos. En Facebook no se queda atrás y registra 11 millones de amigos. Además, es un as para las inversiones de riesgo, especialmente las que tienen que ver con innovaciones en tecnología y compañías emergentes que ofrecen servicios únicos en la red. Según el diario británico The Guardian, el actor, de 33 años, ya ha invertido en más de cuarenta empresas. Para estas operaciones cuenta con unos aliados de lujo: el magnate Ron Burkle y el representante de Madonna, Guy Oseary.

Entre sus inversiones figuran Airbnb, que contacta a viajeros con personas dispuestas a alquilarles su casa, y Skype, un software que permite hacer videollamadas. Kutcher y varios socios adquirieron este último por 2.700 millones de dólares y recientemente lo vendieron a Microsoft por tres veces ese valor.

Es tal su talento en los negocios que ya se ha posicionado como una de las personalidades más influyentes del mundo digital. Incluso en Silicon Valley, el cuartel de las mayores empresas de alta tecnología, su nombre es uno de los más respetados y suele ser uno de los invitados estrella en conferencias en las que pronuncia discursos para expertos y geeks de todo el planeta.

Pero su suerte en los negocios contrasta con los rumores de divorcio que por estos días han aparecido en los medios. Se especula que, a causa de sus continuas infidelidades, su matrimonio de seis años con la actriz Demi Moore, 15 años mayor que él, está al borde del colapso, si no es que ya terminó. La semana pasada, una joven reveló a un tabloide estadounidense que se acostó con el actor la noche de su aniversario de bodas. La prensa del corazón asegura que sus abogados ya están negociando la repartición de bienes. Se estima que la ruptura podría costar 290 millones de dólares, una de las más caras en la historia de Hollywood.

De ser definitiva, la separación sería un duro golpe para las finanzas del nuevo astro de Dos hombres y medio. Aunque, en últimas, su bolsillo es lo que menos debería preocuparle. Kutcher ha demostrado que, ya sea en televisión o en internet, al mejor estilo del rey Midas, todo lo que toca lo convierte en oro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.