Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2013 12:00:00 AM

Nigella Lawson, ‘adicta a la cocaína’ a espaldas de su esposo

Luego de divorciarse tras ser agredida por su exesposo, antiguas empleadas de la expareja destapan la supuesta adicción de la chef.

El divorcio de la cocinera televisiva Nigella Lawson y el coleccionista de arte Charles Saatchi se complica más de lo previsto. La pareja obtuvo un divorcio exprés el pasado julio, después de que Saatchi admitiera ante a la policía haber agredido a Lawson durante una pelea en la terraza de un restaurante en Londres. Así se ponía fin a diez años de matrimonio y comenzaba una batalla que tiene a todo Reino Unido atento. Un nuevo capítulo se abre con el juicio a unas antiguas empleadas de la pareja, las hermanas italianas Francesca y Elisabetta Grillo.

Las exayudantes fueron acusadas de apropiarse de unos 375.000 euros mientras trabajaban para la pareja. En su defensa alegan que mantenían un acuerdo tácito con Lawson, aquien ignoraba sus gastos excesivos a cambio de que no revelaran a su marido su consumo diario de cocaína, cannabis y fármacos. Mantienen que la popular chef y presentadora de televisión se vio obligada a negar que autorizase las compras para evitar que su secreto saliese a la luz. La revelación forma parte de la estrategia de los abogados de las Grillo para minar la credibilidad de Lawson como testigo en el juicio, y que implicaría que Lawson podría ser contra interrogada sobre este asunto cuando dé testimonio frente al juez.

Las hermanas trabajaron para Lawson y Saatchi hasta que el año pasado, el coleccionista de arte puso la denuncia contra ellas. Se las acusa de usar tarjetas de crédito de la sociedad de la pareja en taxis, billetes de avión en primera clase con destino a Nueva York y compras en Prada, Chanel y Miu Miu. Por su parte, ellas aseguran que también usaron esas mismas tarjetas para comprar varias copias de los libros publicados por Saatchi y aumentar las ventas.

El juez levantó el secreto sumarial después de tener conocimiento de un email enviado por Saatchi a Lawson. “Las Grillo se librarán basándose en el hecho de que estabas tan colocada que permitiste a las hermanas gastar todo lo que quisieran. Y sí, me creo cada una de sus palabras”, escribe el millonario en otro correo electrónico, este con su exmujer como destinataria.

El hombre, además, afirmó que en ese momento se encontraba “completamente estupefacto” al descubrir el consumo de drogas de su entonces esposa durante una década. Según The Telegraph, el millonario afirma en el mismo correo electrónico que Lawson permitió a su hija Cósima, de 19 años, consumir sustancias ilegales: “Envenenaste a tu hija con droga y arruinaste su vida. ¡Qué elegancia!”, informa el diario.

La pareja rompió después de que Saatchi admitiese haber agredido a su esposa en un restaurante, en un altercado que podría estar relacionado con el descubrimiento de la adicción de Lawson. En un principio había mantenido que se trataba de una riña “de broma”, pero terminó presentándose voluntariamente en un comisaría de Londres.

Según el Daily Mail, la hija de Saatchi afirmó que Nigella la había abandonado “sin compasión” tras la separación y que la familia sabía que se encontraba envuelta en “actividades ilegales”. También se mostró preocupada por los altibajos que mostraba el padre. Las declaraciones finalmente no fueron publicadas, pero algunos recogieron testimonios de amigos de Lawson quienes aseguraban que Saatchi deseaba volver con ella y la había amenazado con suicidarse.

Con el El País.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.