Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/03/01 00:00

No gusta el reemplazo

No gusta el reemplazo

Solo han pasado dos meses desde que el principe Felipe de Borbón hizo pública su ruptura con la modelo Eva Sannum y ya la prensa española asegura que una nueva mujer ha aparecido en su vida. Se trata de Flor Valero Pérez-Jiménez, una joven rubia de 25 años con quien se le ha visto en varias oportunidades. Lo cierto es que a los miembros de la familia real, que no veían con muy buenos ojos la relación del heredero al trono con una proletaria noruega, la dicha por el rompimiento les duró poco. Flor es la nieta del difunto dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez, quien gobernó su país de 1952 a 1958 y terminó sus días exiliado en España. A Pérez se le responsabilizó de interrumpir la democracia en Venezuela y fue condenado en ausencia a cuatro años de prisión por el delito de peculado. Estos hechos hacen que la joven no satisfaga las expectativas de la alta sociedad española así haya nacido en Madrid.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.