Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/1995 12:00:00 AM

NO QUEREMOS TANTO A JULIO

El bisnieto de Julio Verne, quien encontró el manuscrito de una novela escrita hace 130 años, afirma que la familia está harta de su famoso ancestro.

A PESAR DE QUE Julio Verne sigue dándoles ganancias ellos reniegan de su ancestro. Desde hace cinco meses, cuando se publicó su novela inédita París en el siglo XX -que se ha convertido en un best seller en Francia-, los bisnietos del escritor están recibiendo regalías, sin embargo fue el desinterés de sus descendientes lo que hizo que un manuscrito del escritor hubiera reposado en un baúl durante 130 años.
Incluso cuando apareció, en 1991, ninguno de los familiares de Verne pareció entusiasmarse. "Ya no soportábamos más oír hablar de Julio Verne", confiesa su bisnieto Jean Verne. "En todos los viajes teníamos que asistir a la inauguración de alguna cosa construida en su nombre o a ceremonias para celebrar su aniversario. Todo era siempre para y por Julio Verne -relata Jean-. Al punto que yo me negué a leer sus libros hasta después de cumplir los 20 años".
Quizás el que más admiración tuvo por Verne fue su nieto Jean Jules, quien escribió una biografía del escritor. No obstante lo describe como a un hombre amargado y poco social que sufría de diabetes y bulimia. "Era un hombre muy solitario. No le hablaba mucho a nadie. Pero era muy puntual y estricto con sus cosas, como su hora exacta para almorzar", dice Jean. "Comía en exceso. Se mandó construir un asiento especial para que la cara le quedara a la altura de la mesa y poder engullir los alimentos más fácilmente".
Jean Verne, bisnieto del escritor, fue el único que sintió curiosidad por saber qué contenía ese viejo baúl que había pasado de mano en mano. El primero en heredarlo fue Michael, único hijo del escritor, cuando éste murió en 1905. Luego pasó a manos del hijo de Michel, Jean Jules, quien lo utilizó para sostener una mesa de trabajo en el garaje de su casa en Tolón, Francia. Cuando Jean Jules murió en 1980, su hijo menor, Jean, lo heredó. "Era un armatoste inútil que nadie quería", dice éste.
A mediados de 1989 Jean Verne, aburrido de ver ese enorme y pesado mueble en su casa, decidió abrirlo. Como la llave se había perdido, contrató un especialista en abrir cajas fuertes. En el interior "solo había papeles". Jean los metió en una bolsa plástica y se olvidó de ellos, pensando que eran de su abuelo, Michel, quien era aficionado a escribir. Finalmente, en 1991, a causa de un trasteo, decidió revisarlos. Entonces cayó en cuenta de que se trataba de un manuscrito inédito, titulado París en el siglo XX, escrito por Julio Verne en 1862. Jean lo hizo examinar de un editor experto, quien le confirmó el valor de su hallazgo.
La novela París en el siglo XX -que se publicó en septiembre pasado- es otra muestra de la extraordinaria visión futurista del novelista francés. Se trata de un relato de París en 1963, escrito un siglo antes. Verne pinta a una sociedad que ha renunciado a la cultura y al arte a cambio de la tecnología. El París que Verne imaginó es una ciudad de demasiados habitantes, amplias avenidas iluminadas, pero sucia y con "vehículos que se mueven sobre el pavimento sin la ayuda de caballos". El escritor también describe los ascensores y el fax.
Pero si sus sucesores despreciaron inicialmente el valor del libro, también lo hizo el editor de Verne, P.J. Hetzel quien, en 1863, escribió al margen del manuscrito: "Mi querido Verne, si fueras profeta nadie te creería". Cien años después, París en el siglo XX no sólo ha fascinado a los electores sino que ha conmovido a su bisnieto Jean, de 31 años, soltero y quien intenta sobrevivir como cantante de ópera. Jean se ha identificado con el protagonista del libro, un joven que se siente marginado de la sociedad por querer ser poeta. "De alguna manera siento que no es casualidad que haya sido precisamente yo quien encontró el manuscrito", dice.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.