Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/03/27 00:00

No era sólo una

No era sólo una

La infidelidad de Jesse James, marido de la actriz Sandra Bullock, vuelve a estar en boca de todos. Pocos días después de que la modelo de tatuajes Michelle McGee confesó su romance con el esposo de la ganadora del Óscar, ahora resulta que ella no es la única amante en su lista. Varios medios estadounidenses como Los Angeles Times aseguran que James suele contactar a través de Internet a "chicas tatuadas, motociclistas y con senos grandes" que luego invita a su tienda de motos en Long Beach. Lo peor del cuento, dice el diario, es que las aventuras extramaritales son un secreto a voces entre los empleados de la empresa. Lo otro que llama la atención es su obsesión por los tatuajes. Como informó la revista People, entre las amantes está Mellisa Smith, una stripper supertatuada de 35 años, quien dijo que había tenido un affaire de varios meses con él. La página web de famosos TMZ informó que ya ha hablado con tres de las supuestas amantes, y reveló que en 2007 James le pagó 700.000 dólares a una alta ejecutiva de su compañía para que no lo denunciara por acoso sexual.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.