Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/29/2000 12:00:00 AM

Nuevos tiempos

Mientras ‘El Espectador’ le hace pequeños cambios progresivos al periódico, ‘El Tiempo’ lanza este martes su nuevo rediseño.

Mientras los gurúes de las comunicaciones predican el inminente final de la palabra impresa sobre el papel los diarios buscan la manera de adaptarse a los nuevos tiempos para competirle en igualdad de condiciones a los medios electrónicos y a Internet. El Tiempo y El Espectador, los dos principales periódicos de Bogotá, han asumido ese reto de manera muy diferente. El Espectador ha optado por hacer ajustes sobre la marcha en sus ediciones diarias. Aunque su subdirector, Ramón Jimeno, manifestó que no se ha planteado un rediseño del periódico, al menos en el corto plazo, sus lectores han encontrado importantes y positivos cambios en la diagramación. Ahora se le ha dado más importancia a las fotografías, a las notas breves y a los recuadros que ayudan a orientar al lector en temas complejos. “Lo que hemos hecho, dice Jimeno, es tomar algunas de las ideas que dejaron Vladdo y Roger Black (quienes trabajaron hace dos años en un rediseño que nunca se llevó a cabo), e irlas implementando de una manera progresiva”. El caso de El Tiempo es bien diferente. Este martes lanza su nuevo rediseño, fruto de dos años y medio de investigaciones de mercadeo y 14 meses de trabajo intenso bajo la batuta del diseñador y asesor internacional Mario García y un grupo comandado por Guillermo Franco, editor de la mesa central del periódico, y Beiman Pinilla, editor gráfico, que se encargó de aterrizar los conceptos de García para sintonizarlos con las necesidades de cambio que habían detectado en las investigaciones con los lectores. Luis Fernando Santos, presidente de la Casa Editorial El Tiempo, tiene muy claro que “los lectores han cambiado sus hábitos. Tienen mucho menos tiempo para leer y cada vez son más exigentes”. Uno de los retos que plantea cada rediseño es mantener un equilibrio muy delicado. “Por un lado, debemos mantener a nuestros lectores tradicionales y, por el otro, atraer a los nuevos. Cualquier decisión equivocada puede ser catastrófica”. Con este rediseño el periódico recuperó parte de la elegancia y clasicismo que había perdido cuando irrumpieron el color y las nuevas tecnologías de diseño gráfico. Otro cambio notable es que El Tiempo tendrá, además de los clasificados, dos cuadernillos. “Este concepto lo tomamos de diarios escandinavos”, señala Luis Fernando Santos, donde los índices de lectura de diarios e Internet son los más altos del mundo. “Al tener toda la información en dos cuadernillos los lectores se detienen en temas que usualmente no leían”. Para los anunciantes es también una ventaja pues, como señala Mario García, aumenta en un 40 por ciento la efectividad de los avisos. Entre los cambios más llamativos está la importancia que adquieren las páginas locales (Bogotá, Cali, la Costa y en próximos meses Medellín), la nueva organización de los temas relacionados con el orden público y el proceso de paz y las páginas editoriales, que cierran el primer cuadernillo. Este cambio, agrega Franco, no es sólo un maquillaje. El rediseño también ha traído como resultado un ejercicio de reescritura. “Es un regreso a las fuentes del periodismo, a las frases cortas, a la información concisa, a dejar de lado la retórica”. En efecto, al observar las páginas de los números de prueba se nota que en el nuevo diseño priman los textos más cortos, los tableros, los índices y muchas noticias breves. “Esta no es la dictadura de los textos cortos, advierte Franco. Se trata de darles a las noticias su justa dimensión. Cuando un informe o un reportaje merezcan despliegue, por supuesto que lo tendrán”. El Tiempo, con este rediseño que costó 600.000 dólares, le apuesta a un futuro cada vez más competido. “El medio impreso seguirá vigente durante mucho tiempo, siempre y cuando se le hagan ajustes de acuerdo con las realidades de cada época”, señala Luis Fernando Santos. Por ahora los lectores tendrán que acostumbrarse a la nueva ubicación de las secciones. Ellos serán, en últimas, quienes juzguen los aciertos y errores de este proceso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.