Viernes, 21 de noviembre de 2014

| 1990/05/07 00:00

NUNCA ES TARDE

A sus 80 años, felizmente casada, Jessica Tandy es la actriz más vieja que gana Oscar.

NUNCA ES TARDE

Los espectadores más jóvenes los recuerdan como los ancianos que están a punto de ser arrojados del viejo edificio donde viven, en la película "Milagro en la calle octava" , y son salvados por unos pequeñísimos extraterrestres. También los recuerdan porque aparecen juntos en las dos películas sobre la historia de Cocoon y el rescate de unos capullos abandonados por una nave espacial.
Ella se llama Jessica Tandy, tiene 80 años y acaba de ganarse el Oscar como la mejor actriz, por interpretar a una anciana surena, racista e insoportable, quien sobrevive gracias a la compañía de un viejo chofer negro. El se llama Oronyn, tiene 78 años.
Cincuenta años atrás se conocieron, enloquecieron el uno por el otro y se casaron. Criaron tres hijos, trabajaron juntos en numerosas obras de teatro y se convirtieron en auténticas leyendas de Broadway y Hollywood. Según la revista New Yorker son los dos actores mejor dotados en la actualidad. Cuando ella subió el 26 de marzo a recibir su premio por "Conduciendo a Miss Daisy" se veía muy frágil, pero quienes la conocen bien, especialmente su marido, saben que tiene un carácter endemoniado, el mismo que ostentó cuando trabajó al lado de Marlon Brando en "Un tranvía llamado deseo", cuarenta años atrás.
Lo que todos se preguntan:¿ cual es la fórmula? ¿Como hacen para estar siempre conectados aún sin utilizar las palabras, sólo con miradas?¿Como han podido sostener una relación amorosa y profesional durante medio siglo, y todavía tratarse y hablarse como si acabaran de conocerse?
Por supuesto, la vida no siempre ha sido así, llena de premios, aplausos y dinero. También han tenido sus épocas malas, cuando el trabajo escaseaba y con que uno de los dos apareciera en un escenario, se sentían satisfechos. Pero para los espectadores privilegiados que han podido contemplarlos juntos en obras como The Fourposter en 1951, The gin game en 1977 y The petition en 1986 para citar sólo tres títulos, sus actuaciones forman parte de la leyenda. Es más, esos mismos espectadores, coincidiendo con los críticos, los miran no como una pareja, no como dos actores, sino como algo unitario, inseparable.
Jessica Tandy y Hume Cronyn son una rareza. No sólo han vivido juntos durante 47 años, sino también han trabajado en un medio que en la mayoría de los casos ha servido para disolver matrimonios, como el cine, como el teatro, como la televisión, como la moda misma de ser famosos. Todo eso los ha unido más.
Ambos saben que siempre les formularán la misma pregunta: ¿ cómo han podido permanecer y trabajar juntos? El refunfuña y dice: "La verdad es que no tenemos una respuesta apropiada. La gente nos busca y espera una respuesta pero es imposible saber porqué".
A una edad en que la mayoría de las cosas cotidianas les produce fastidio, ellos permanecen amables y con un gran sentido del humor. Cuando la casa que tienen entre los bosques de Connecticut se llena de visitantes inesperados, ella cocina como si fuera lo más natural y de pronto habla sobre lo que significa estar felizmente casados y durante tanto tiempo.
¿" Por qué escasea cada vez más el número de personas casadas y felices? ¿ Por qué nos miran como una rareza? Debe ser porque la gente se casa muy fácilmente, muy rápido. Hasta he escuchado de personas que, temiendo fracasar, viven juntas primero y luego se casan y entonces fracasan, entonces me pregunto: ¿ que esperaban del matrimonio, porqué tanta prevención ?
Por supuesto no todo ha sido una luna de miel. Cuando se conocieron él no le cayó del todo bien, ya estaba casada, con un hijo, mientras Hume estaba comprometido con otra mujer. Afortunadamente, las invitaciones no habían sido enviadas todavía y Jessica, orgullosamente, afirma que acabó con ese noviazgo y comenzó uno nuevo. Se casaron en septiembre de 1942, tuvieron dos hijos, más la hija de ella. Jessica ganó su primer Tony en 1948 y luego dos más. El obtuvo una nominación al Oscar por" La séptima cruz" en 1944 y ganó un Tony por su papel de Polonius en Hamlet, al lado de Richard Burton. Lo demás pertenece a la leyenda que nació de la celebración de toda una vida juntos. La actriz comenta: "Hay que tener cuidado. Este es un matrimonio que ha sobrevivido. Sobrevivido. Eso no quiere decir que no hayamos tenido nuestros conflictos, como las demás parejas. Pero hemos sabido sobrevivir. Cuando la gente dice que nuestro matrimonio es el ideal, sé que no es cierto, tiene sus fallas como todos".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×