Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/3/1995 12:00:00 AM

OBSESION DIGITAL

Kevin Mitnick, el famoso pirata informático arrestado en Estados Unidos, sufre de adicción a los computadores.

HACE DOS SEmanas el FBI capturó a Kevin Mitnick, el más buscado de los piratas modernos en Estados Unidos. 'El Cóndor', como se le conocía en el espacio cibernético, estaba en su apartamento sentado frente a su computador, como hipnotizado, fisgoneando en los archivos privados de alguna de las miles de empresas a las cuales asalto en los últimos dos años. A los 31 años, Mitnick se había convertido en el dolor de cabeza de las redes informáticas. 'El Cóndor' está acusado de ingresar sin autorización a los computadores de empresas y de robar miles de números de tarjetas de crédito y una millonaria fortuna en software.
Este hombre, que durante dos años logró despistar a los expertos, parece ser víctima de una nueva adicción. En 1990 luego de una condena de un año, el juez que le dio la libertad condicional lo remitió a un programa de 12 pasos -al estilo de Alcohólicos Anónimos- para curar su adicción a los computadores. El juez también le prohibió terminantemente volver a tocar un computador o un modem. Durante un tiempo Mitnick cumplió su palabra. Pero en 1992, después de la muerte de su hermano por una sobredosis, volvió a empuñar un mouse.
En esta nueva versión de policías y ladrones no hay pistolas ni persecuciones callejeras. El ladrón informático sólo tiene que mover un punto decimal para realizar un asalto millonario a un banco. Aunque las empresas pierden millones de dólares por culpa de estos piratas, el talento de quienes lograr dominar una tecnología que la mayoría de la gente no comprende los ha convertido en los héroes. "La gente parece no reconocer las implicaciones morales del delito de alta tecnología", dijo a la prensa Ken Walker, fiscal zeneral de San Francisco, quien investiga a Mitnick. El día de su captura, el pasado 17 de febrero, las pantallas de Internet se llenaron de avisos que pedían su liberación.
Pero el verdadero héroe de esta historia es un experto en seguridad informática, un japonés de 30 años, Tsutomu Shimomura. El 25 de diciembre Shimomura fue víctima de Mitnick, quien pretendió ingresar a su muy bien protegido computador personal. El japonés logró responder el ataque del intruso, pero consideró que atraparlo era un reto y se puso a la cabeza de una cacería electrónica que duró varios meses y culminó con la captura del pirata por parte de la Policía. La semana anterior los dos rivales se vieron las caras por primera vez ante los tribunales.
Al igual que el personaje de la película Juegos de Guerra, Mitnick fue un adolescente obsesionado con las redes de computadores. Su primer golpe fue entrar al sistema de su escuela, no para alterar sus calificaciones sino para demostrarse que podía hacerlo. Y desde entonces se convirtió en un intruso del espacio cibernético. En los últimos 15 años ha tenido varios problemas con la ley. Sus fechorías van desde graves alteraciones en el sistema telefónico hasta convertirse en el duende burlón que alteraba las órdenes de los clientes en los restaurantes de comida rápida. Pero Mitnick no es un vulgar ladrón. Es el más famoso de los adictos a los computadores. Y pasará a la historia como el que puso en evidencia la fragilidad de las redes informáticas. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.