Viernes, 19 de diciembre de 2014

| 2013/08/09 00:00

Oprah Winfrey discriminada en tienda de lujo

La presentadora norteamericana aseguró haberse sentido discriminada por una vendedora que no la reconoció, y no le vendió un bolso “demasiado caro”.

. Foto: .

Una de las mujeres más poderosas y ricas del mundo, según la revista Forbes, dueña de una fortuna de 2.800 millones de euros, denunció que fue víctima de racismo. En una tienda de lujo en Zurich, Suiza, una vendedora se negó a venderle un bolso por ser “demasiado caro” para ella.


El pasado miércoles, Oprah le contó al periodista Larry King que en su último viaje a Suiza, cuando asistió a la boda de Tina Turner, una empleada de una boutique de lujo en Zúrich, se negó a mostrarle un bolso de piel de cocodrilo que estaba expuesto en el mostrador porque era “demasiado caro” para ella. "Le dije a esta señora: 'me gustaría ver este bolso que está en el suelo, y me respondió: 'no, es demasiado caro'”, aseguró Oprah. “Quería hacer un momento Pretty Woman”, admitió, refiriéndose a la película de Julia Roberts. “Devolverme a la tienda, comprármela entera y decir ‘gran error’. Pero luego pensé que ella se llevaría una comisión por eso, así que decidí no hacerlo”.


La cartera costaba 31.000 euros, una migaja para la fortuna de Oprah, pero la empleada no la reconoció, e incluso según las declaraciones que dio en el programa ‘Entertainment Tonight’, se opuso a enseñárselo en tres ocasiones. 


Su declaración le dio la vuelta al mundo en menos de dos días e indignó a miles de personas. Llegó también a oídos de la dueña de la cadena Trois Pommes, Trudie Goetz, donde ocurrió el penoso episodio. Goetz aseguró a la agencia AFP que todo fue un malentendido y que su empleada fue demasiado amable al quererle mostrar otros artículos de menor valor: “todo el mundo quiere vender un bolso de cocodrilo”. 


Además la empresaria concluyó: "le explicó que se trataba de un bolso de 35.000 francos suizos y que le podía mostrar otras versiones menos caras en piel de avestruz, en cuero y en terciopelo". La propietaria de la tienda aseguró que no prevé ninguna sanción disciplinaria contra la vendedora quien “está acostumbrada a tratar con clientes prestigiosos”, enfatizó.


Aunque no hubo acusaciones oficiales de racismo por parte de Oprah y tampoco recibió disculpas de la dueña de la boutique ni de la vendedora, el organismo de promoción del turismo en Suiza, Suisse Tourisme, presentó sus disculpas en Twitter: "Esta dependienta tuvo un comportamiento fuera de lugar. Lo lamentamos", escribió la organización.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×