Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/1989 12:00:00 AM

PADRE POR ACCIDENTE

Sean Connery, quien se inmortalizó como el Agente 007, hace ahora el papel de papá de Indiana Jones.

PADRE POR ACCIDENTE, Sección Gente, edición 369, Jun 26 1989 PADRE POR ACCIDENTE
Al principio de la película queda establecido que se trata de un personaje de carne y hueso, que sabe vencer y sortear los peligros con habilidad y un toque de humor. Después se sabrá de un poder terrible, digamos diabólico, que amenaza con destruir el mundo (incluyendo a la persona que come papitas fritas mirando la cinta), a menos que aquel héroe inicial logre llegar a tiempo para salvarnos, después de un rosario inimaginable de aventuras.
Mas de un lector estará de acuerdo en que esa es la estructura de las películas de Indiana Jones. Y, por supuesto, mucho más de uno coincidirá en que, por otra parte, la misma estructura estaba ya varios años antes en las de James Bond. Cambie los escenarios, la época, los rivales, las damas de compañia, quite un poco aquí y ponga otro tanto allá, y nadie notará entonces que es la misma película. Que en el fondo, más allá de su carne y de sus huesos, James Bond e Indiana Jones son el mismo. O casi.
Eso, Steven Spielberg y George Lucas lo saben. Director y productor ejecutivo de "Los cazadores del arca perdida" e " Indiana Jones en el templo de la perdición" -los dos cerebros jóvenes, si no más brillantes más prestigiosos del cine actual norteamericano-, se juntaron otra vez y dieron luz a "Indiana Jones, la última cruzada", que se estrena esta semana en numerosos cinemas de los Estados Unidos.
De acuerdo con la historia de Lucas," Indy" lucha en esta ocasión contra nazis y turcos por la posesión de un arma secreta, que será decisiva durante la Segunda Guerra Mundial. El gobierno británico le pide a Jones que busque el legendario cáliz sagrado (donde se supone bebió Jesus en la Ultima Cena), después de que el propio padre de Indiana no pudo encontrarlo.
(Filmada en Almería, España, a un costo de 32 millones de dólares, "La última cruzada" revela, entre otras cosas, de dónde salieron el sombrero, la chaqueta, el látigo de "Indy" y su miedo a las culebras. Muestra la lucha del héroe contra un rinoceronte, una carrera de lanchas a motor por los canales de Venecia, una pelea colgando de un dirigible, otra en el tren de un circo y una sobrenatural contra el demonio que custodia el lugar donde tienen el santo cáliz).
En la película, el papá de Indiana es el doctor Henry Jones, un arqueólogo y profesor de literatura medieval, temido por todos sus alumnos. Harrison Ford hace también aquí el papel de Indiana Jones. Y su padre, en la misma lógica del mito, es representado por Sean Connery, quien interpretó veinte años atrás, fijense ustedes, a James Bond.
Cuando le preguntaron a Spielberg si en esta última pelicula, Indiana Jones conocía a James Bond, respondio de inmediato: "Nada de eso. Indiana nos presenta al padre más fuerte entre todos los vivos, en su reencuentro con el hijo, después de muchos años de separación". Pero en una entrevista posterior,hablando de Connery (convertido ahora en una especie de Clark Gable por la crítica norteamericana) el director dijo textualmente:"Yo pensé que Sean se negaría a hacer el papel del padre de Indiana Jones. Es obvio que Sean fue marcado por las películas de James Bond, y nuestras películas son algo a lo Bond. Si yo hubiera estado en los zapatos de Connery, creo que no me habría interesado".
Pero, sabiéndolo todo, Connery se interesó. Al principio no le gustó el guión. El doctor Jones era entonces más viejo, misterioso, como una especie de yoga legendario. "Yo quería algo más victoriano y rimbombante", dice hoy el actor. "Que tuviera algo de los viejos expedicionarios, como sir Richard Burton y Mungo Park, que se metió a la selva y se perdió durante varios meses... y así lo hicimos".
Connery comenzó su carrera en 1957 y necesitó más de 30 años para llegar a la cúspide.Para que le dieran un Oscar secundario por su actuación como el policía Jimmy Malone de "Los intocables", una especie de consolación por el de mejor actor principal que había merecido el año anterior por "El nombre de la rosa" y que no le dieron porque la película tuvo enormes problemas de distribución en los Estados Unidos. Más de 30 años para que directores de la talla de Sidney Lumet dijeran que "Connery está a punto de convertirse en leyenda. Y no tiene ninguna vanidad.No le importa ser héroe o villano bueno o malo, feo o hermoso. Se conforma con que el personaje sea el mejor".
Treinta años para descubrir el mito detrás del mito. Fue Connery quien inyectó humor al James Bond serio y espectacular de las aventuras de Ian Fleming. El mismo propuso que el agente secreto molestara a MoneyPenny, la secretaria de "M", su propio jefe, haciendo chistes sobre éste.Suyas fueron las ideas de bromear en la cama con las muchachas. Fanáticos del cine jamás olvidaran la escena de Coldfinger, en que Bond llega a la habitación de su hotel y encuentra a una muchacha bajo las sábanas.Es desprejuiciado agente se dispone a acompañarla en el instante en que suena el teléfono. Terminando de quitarse los zapatos, Bond declina una importante invitación a cenar que le formulan al otro lado de la línea, diciendo simplemente:"Es que algo muy grande se me ha presentado". Bueno, esa línea es de Connery. No estuvo jamás en el guión original.
Admirador del también actor británico Ralph Richardson, que a su vez sabia tocar con fino humor todo lo que hacía, Sean Connery no sólo introdujo en sus películas,además del humor, la ironía, el desprendimiento la desaprobación personal de sus propios actos y hasta la clara evidencia frente al público de que sólo se está actuando,sino que estos elementos terminaron perpetuándose en todos aquellos actores que hacen hoy en el cine papeles de héroes. Lo reconoció así Christopher Reeve como "Superman", después Michael Douglas como "Jack Colton" y ahora su propio "hijo", Harrison Ford en "Indiana Jones" .
Por eso a Sean Connery no le preocupa haberse convertido para el mundo desde esta semana en el doctor Henry Jones. Después de 30 años el mundo ha empezado a vislumbrar por fin que el verdadero apellido del mito no será Jones, ni Bond.


EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com