Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/1999 12:00:00 AM

PARA MARGARITA CON AMOR

Un libro de reciente aparición reproduce las emotivas cartas que Alvaro Gómez Hurtado le <BR>escribió a su esposa.

A mi corazón que se quedó en tu casa, debajo de uno de los cojines del diván donde
conversábamos, búscalo, y si lo encuentras, dile que se quede y que, aunque me hace falta, aquí no lo
necesito para nada". Estas palabras, escritas en 1944 desde Nueva York por Alvaro Gómez Hurtado cuando
tenía 24 años y se desempeñaba como periodista del diario El Siglo, fueron suficientes para conquistar el
corazón de Margarita Escobar, una bogotana de buena familia que no se resistió a sus galanteos y menos a
la pluma romántica de aquel inquieto político que se iría a convertir en el gran amor de su vida. En efecto, el
22 de junio de 1946, después de tres años de noviazgo, el resbaladizo Alvaro decidió poner fin a su cotizada
soltería y ante el altar le juró a la bella Margarita que la amaría hasta la muerte. Esta promesa se mantuvo
intacta hasta el 2 de noviembre de 1995, cuando a la salida de la Universidad Sergio Arboleda un grupo de
sicarios segó la vida del dirigente conservador cuando contaba con 76 años de edad. Para mantener vivo el
recuerdo de un amor que sorteó todo tipo de dificultades Margarita decidió publicar las cartas que su esposo
le escribió casi 50 años de convivencia. Bajo el sugerente título Pensando en ti, Margarita recopiló 106
epístolas en las que la figura pública bajó de su pedestal de hombre político para dar espacio a su alma
enamorada. Sin abandonar el tono analítico de sus ensayos, algunas de las cartas de Gómez Hurtado
recogen las diferentes impresiones del ex candidato presidencial a lo largo de cinco décadas en las que tuvo
que hacerle frente a episodios tan amargos como el exilio, la derrota electoral y el secuestro. La protagonista
principal de sus reflexiones es Margarita, la fiel y abnegada esposa que aprendió a convivir con un personaje
capaz de generar odios y amores. "Yo busqué esta vida y me he sometido a ella en todas sus
consecuencias. Tú la conocías también y a pesar de ello me quisiste", le escribió el político en una
oportunidad.Alternadas con las frases románticas propias de los amantes el autor dejó colar sus inquietudes
frente al panorama histórico colombiano y halló en Margarita la confidente perfecta para sus secretos. Prueba
de ello son las cartas que le envió durante los ajetreados días que siguieron al 9 de abril de 1948: "El Partido
Conservador, desarmado, carece de orientación y medios para actuar. El puñado de liberales decentes
prefieren la chusma a cualquier solución conservadora por moderada que sea. La curia, como siempre
dormida, sólo que esta vez es sobre las ruinas de las iglesias y del Palacio Arzobispal. El gobierno
maniatado para sobrevivir, no hace nada, pero todo lo deja hacer. Mariano Ospina, que sorprendió al país por
su entereza en los primeros momentos, ha vuelto a su política de claudicaciones".Las reacciones del
intelectual conservador se hicieron más agudas cuando la situación del país se tornó agresiva contra su
propia familia. Luego del golpe de Estado del general Gustavo Rojas Pinilla en 1953 el ex presidente Laureano
Gómez y sus hijos fueron desterrados, lo cual significó una nueva separación de la pareja. "El golpe, por
todos los detalles que hemos atado a posteriori, estaba decidido desde hacía por lo menos un mes y estaba
prácticamente dado. Había orden de que a papá no lo dejaran ir a Palacio. Todo estaba calculado y
meditado"..."nosotros ya peleamos con los militares puesto que nos quitaron el poder; y no nos pueden
contentar sino devolviéndolo inmediatamente y presentando excusas. Como eso no es posible, todos los
demás incidentes nos tienen sin cuidado", señaló en ese entonces.Pero quizás una de las misivas más
emotivas fue la corta nota que le envió a su esposa durante los angustiosos meses que estuvo secuestrado
por el M-19 en 1988: "Margarita, hace quince días te vi por última vez. Estoy bien. Mi destino no está en tus
manos ni en las de nuestros hijos. ¡Tranquilízate! Está en las manos de Dios. Te quiero infinitamente."Así
como en su momento Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre le demostraron al mundo que el amor y la
amistad podían sobrevivir a la distancia, las cartas que le escribió Alvaro Gómez a su esposa Margarita son el
reflejo de un romance que no sólo fue creciendo con el tiempo sino que supo aprovechar la adversidad para
fortalecerse.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.