Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1988/11/28 00:00

¡PAULINA!

Se está diciendo que esta es la mujer más bella del mundo. ¿Quién es? ¿Qué hace? ¿Por qué le pagan 8 millones de dólares al año?

¡PAULINA!

Es muy difícil afirmar que una mujer es la más bella del mundo. La belleza al fin y al cabo es subjetiva y es prácticamente imposible que pueda haber unanimidad al respecto. Están las reinas, las actrices, las modelos... Que entre el diablo y escoja. Se ha llegado a decir que Elena de Troya y Nefertitis eran las mujeres más hermosas de la antiguedad. En la historia contemporánea, sin embargo, a nadie se le ha reconocido ese titulo. Ni Ingrid Bergman, ni Elizabeth Taylor, ni Brigitte Bardot, ni Sofia Loren, ni Bo Derek ni Brooke Shields, ni ninguna de las diosas contemporáneas del celuloide ha sido acreedora de este honor. De cada una de ellas se ha dicho que es bella, pero nunca, como en el cuento de Blancanieves, que es la más bella del mundo. Tal vez la única excepción ha sido la actriz francesa Catherine Deneuve. Sin que nadie pueda entender por qué, se ha dicho durante años que es la mujer más hermosa del mundo.

Pero ahora como que le está apareciendo una rival. Es una modelo checa de 23 años a quien varias de las publicaciones europeas y norteamericanas comienzan a adjudicarle el mismo título. Y el asunto no es estrictamente honorífico. Este reconocimiento de ser "the most beautiful woman in the world", se ha traducido en cifras de seis ceros, sin antecedentes en la historia. Por algo aparentemente tan sencillo como ser linda, Paulina Porizkova va a tener en 1988 ingresos que suman 8 millones de dólares (25 mil millones de pesos), por concepto de honorarios que recibirá por sus actividades como modelo y actriz.

Posiblemente muy pocos colombianos la hayan oido nombrar, pero muchos la han visto sin saberlo. Aparece durante unos pocos segundos en el comercial de la campaña de Revlon, "las mujeres más inolvidables del mundo", al lado de otras famosas modelos internacionales. Si hasta hace poco Paulina podía considerarse una semifinalista, ahora quedó consagrada como finalista, después de que la compañia Estée Lauder la escogió como simbolo para anunciar su linea de cosméticos y un nuevo perfume: la Porizkova firmó un contrato por 6 millones de dólares (20 mil millones de pesos).

DISIDENTE PRECOZ
Aunque su vida ahora parece sacada de un cuento de hadas, su niñez no lo fue. A los tres años, Paulina, sin proponérselo, se convirtió en el símbolo de la represión del régimen comunista que acababa de tomarse a Checoslovaquia, donde ella había nacido. Pocos dias antes de la invasión rusa de 1968, sus padres huyeron a Suecia dejando atrás a la pequeña, a cargo de su abuela materna. Como la intención no era abandonar a su hija, los padres Porizkova utilizaron todas las palancas para tratar de sacarla de Checoslovaquia. Publicaron miles de fotos en las que aparecía la pequeña abrazada a su muñeco, diciendo: "Quiero ver a mis papás"'. Se recogieron 150 mil firmas de personas pidiendo que el gobierno checo le permitiera a la menor reunirse con sus padres y se utilizaron todas las presiones diplomáticas imaginables para lograr ese propósito. Pero a pesar de todos los esfuerzos, las autoridades no cedían.

En 19771 las cosas se complicaron aún más cuando el gobierno checo anunció que daria a Paulina en adopción. Su madre decidió entonces jugársela toda para salvarla. Con tres meses de embarazo y utilizando un disfraz, logró cruzar la frontera. Pero fue sorprendida por la policia por la razón más absurda: manejaba a altas velocidades por una autopista. El resultado de este intento frustrado fueron tres años de cárcel. Finalmente, en 1975, el primer ministro sueco, Olof Palme, quien tenía programada una visita oficial a Checoslovaquia, amenazó con suspenderla si no le permitían a Paulina y a su familia abandonar el país. El chantaje funcionó y las Porizkova viajaron a Suecia a reunirse con el padre. Poco tiempo después, los padres de Paulina se divorcian y empezó lo que ella considera "la peor época de mi vida. Fue una pesadilla: pasaba mi tiempo cuidando a mi hermano, mientras mi mamá trabajaba sin descanso, hasta el punto de estar al borde de un colapso nervioso".

Aunque odiaba el colegio porque sus compañeras se burlaban de su aspecto físico, muy flaca y muy alta para su edad, allí conoció a una amiga, cuyo nombre jamás ha querido revelar, que cambiaría el rumbo de su vida. Era un fotógrafa amateur, quien le tomó una serie de fotos posando con la ropa de su madre. Paradójicamente, fueron esas fotos el "ábrete sésamo" del estrellato y la fama.

Algunos años después de las sesiones de fotografía, su amiga envió algunas de esas fotos al dueño de una escuela de modelaje. Causaron tanto impacto, que el mismo dueño llevó a Paulina a Copenhague para que se entrevistara con John Casablancas, un famoso agente norteamericano.
Cuando tenía sólo 15 años, Paulina viajó a París, donde pudo saborear por primera vez lo que era la gran vida. "Pasaba la vida modelando, de fiesta en fiesta, bebiendo y fumando toda la noche para empezar a trabajar muy temprano al otro día. Cuando uno es joven el cansancio no lo detiene", son las palabras que utiliza para evocar esa época.

Pero la carrera de modelo no es fácil. Generalmente trascurren varios años antes de que se pueda dar ese "gran salto" que se considera trabajar en una de las grandes agencias de Nueva York. La oportunidad le llegó a la Porizkova cuando la agencia Elite de Nueva York la llamó para que posara para el calendario de la revista Sports Illustrated. Paulina accedió inmediatamente y viajó a los Estados Unidos. Su sueño se estaba haciendo realidad, pero la vida en la gran ciudad no era fácil. Se sentía perdida y le molestaba estar rodeada de desconocidos que ni siquiera hablaban su mismo idioma. Recuerda que constantemente golpeaban a su puerta personas que sólo querían llevarla a fiestas y ofrecerle droga. "Nunca la acepté. La droga no es parte de mi vida", afirma Paulina.

Pero si bien esta fulgurante modelo es puritana frente a la droga, no parece serlo frente al sexo. Su madre es "terapista sexual" y a eso parece atribuir su falta de inhibiciones en la materia: "Como es la profesión de mi mamá, no hacemos sino hablar de sexo en la casa". Según la madre, cada vez que una persona hace el amor, quema ocho calorías y para algúien cuya carrera depende del estado físico, todo lo que queme calorías sirve.

A pesar de esta actitud, no por eso Paulina ha estado exenta de complicaciones. Un día cualquiera. un jeque árabe que había visto sus fotos mandó ofrecerle cien mil dólares por pasar una noche con ella. Ella lo mandó al diablo. Al fin y al cabo, cien mil dólares los gana posando para fotos en menos de una semana, sin ni siquiera tener que desvestirse. Pero el jeque árabe no estaba acostumbrado a que le dijeran que no y la mandó secuestrar, convencido de que una vez que se conocieran, alguna cifra los pondría de acuerdo. El intento de secuestro desembocó en un escándalo: gritería en la calle con rescate por parte de la policía y demanda penal al raptor.

¿NACE UNA ESTRELLA?
Si bien al comienzo su vida no fue un lecho de rosas, su vida profesional sí lo ha sido. John Casablancas, de la agencia Elite, convencido de que el potencial de Paulina era infinito, la convirtió prácticamente en su "mascota". Con un manager de este calibre, todas las puertas se abrieron: 320 carátulas aparecieron con su foto, su tarifa por hora de modelaje que comenzó en 250 dólares, paso a los 5 mil. Es decir, la bobadita de un millón y medio de pesos por dejarse fotografiar.

Pero a pesar de sus multimillonarios ingresos, Paulina considera que el modelaje es una profesión "aburridora y poco interesante" y es por esto que quiere abrirse otros caminos.

Hace un par de años participó en la filmación del video de la canción Drive del grupo "The Cats". Entusiasmada con la posibilidad de convertirse en actriz, se presentó como candidata para el papel principal de la película "La insoportable levedad del ser", basada en la novela del mismo nombre de su compatriota Milan Kundera, pero fue rechazada. Como ella misma reconoce, "me rechazaron porque no consideraron que yo era una actriz lo suficientemente buena". Pero como no hay mal que por bien no venga, al poco tiempo le ofrecieron un papel que le cayó como "anillo al dedo". Un productor de cine, al conocer la historia de Paulina, decidió que se podría hacer un guión taquillero sobre la vida de la modelo y pensó que nadie mejor para el papel estelar que su protagonista. Hacer la pelicula titulada "Anna" fue muy fácil para Paulina: "Lo único que tuve que hacer fue recordar mi infancia en Checoslovaquia y lo que sentí después al alcanzar el éxito en un país extraño".

La película tuvo un éxito razonable y entusiasmada con sus logros como actriz, este año filmó una película con Tom Selleck (Magnum), sobre la historia de un novelista que se enamora de una mujer acusada de asesinato.
Se titula Her Alibi y promete mucho.
Paulina la disfrutó, porque "afortunadamente no tuve que usar un vestido de baño para demostrar mis capacidades". Del éxito que tenga esta producción norteamericana dependerá que la Porizkova pueda convertirse en actriz profesional o tenga que "resignarse" a su carrera como modelo.

A pesar de las apariencias, Paulina se preocupa constantemente por la parte intelectual de su vida y por demostrar que ella es más que un cuerpo bello: "Quiero probar que la belleza no es necesariamente estúpida". Habla seis idiomas, adora la música de Chopin y asegura que se devora los clásicos de la literatura universal. Por eso algunos afirman que esta joven mujer está cambiando la imagen tradicional de la modelo. Afirma que odia su profesión y que si está dedicada a ella es sólo porque le atrae el dinero que puede acumular, para dedicarse en el futuro a algo que realmente le guste: leer, escribir o tocar piano. Y como cualquier mujer de carne y hueso, sueña con encontrar su príncipe azul, "una mezcla del doctor Spock, Jesucristo y Chopin". Tiene un amigo muy especial pero no revela su nombre, porque cuida obsesivamente su privacidad.

A pesar de sus actitudes liberadas, de lo único que se arrepiente en su vida es de haber posado desnuda para la revista GQ en el año 85. Aunque le han ofrecido muchos papeles para series de la televisión como Dallas, D nastia y Miami Vice, los ha rechazado, porque en ellos generalmente le tocaba interpretar papeles de mujeres lindas, pero estúpidas, lo cual va en contra de lo que quiere probar con su vida.

En todo caso, lo que es seguro es que a pesar de todos sus principios y toda su reticencia a ser vista como una mujer de cabellos largos e ideas cortas, muy pocas son las actividades intelectuales que podrían significarle los mismos 25 mil millones de pesos anuales que, hoy por hoy, le proporciona su belleza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.