Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/2017 10:15:00 PM

Charles Manson: mitología del criminal

Charles Manson destruyó el sueño ‘hippie’ en 1969 con sus atroces crímenes. La semana pasada murió tras cuatro décadas encerrado, pero deja una estela que alteró la psiquis y la cultura de todo un país.

Hablar de Charles Manson es hablar de demencia, control mental y de un personaje que trascendió sus crímenes para volverse símbolo de un peligro del que ni los ricos y famosos podían escapar. Las muertes que provocó, como dijo Ringo Starr, detuvieron la onda hippie en seco, “pues toda esta violencia ocurrió en medio de la paz, el amor y la psicodelia. Fue miserable, y llevó a todo el mundo a sentirse inseguro, no solo a los roqueros. Parecía que podía pasarle a cualquiera”.

Las autoridades lo capturaron, juzgaron y condenaron. Desde 1971 pasó sus días en la cárcel, con visitas intermitentes a juzgados y hospitales, y una que otra propuesta de matrimonio frustrada. Manson murió el domingo, pero los asesinatos brutales que propició con su secta de jóvenes manipulables y perdidos dejaron una grieta profunda en la sociedad estadounidense, recogida, para mayor horror, por la cultura de masas de ese país. SEMANA presenta los hechos y las ramificaciones culturales de los mismos.

El crimen

La actriz Sharon Tate tenía ocho meses y medio de embarazo cuando, en la noche del 9 de agosto de 1969, Tex Watson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian irrumpieron en su casa de Los Ángeles. La rubia tenía una carrera exitosa y un matrimonio feliz con el director polaco Roman Polanski, quien en ese momento rodaba una película en Londres. Su mundo se vino abajo en segundos. Sharon presenció con horror cómo los asaltantes golpearon y acuchillaron brutalmente a sus tres acompañantes en la casa de 10050 Cielo Drive. Entre ellos había un famoso peluquero, un amigo de Polanski y su pareja, la heredera del emporio de café Abigail Folgers. Ella murió de última, de 16 puñaladas. Los asesinos usaron la sangre para escribir en la puerta de la casa y las paredes la palabra “pig”, o “cerdo”. Los cuerpos tenían sogas en el cuello y heridas profundas. Las imágenes de la escena del crimen redefinieron lo macabro.

En contexto: Muere Charles Manson el siniestro líder de la secta que asesinó a Sharon Tate

Fue el primer golpe mediático del culto liderado por Charles Manson, al que este llamaba su ‘familia’. Pero no fue el último. La noche siguiente, el 10 de agosto, el propio Manson y cinco personas salieron a cazar nuevas víctimas. En la casa ubicada en 3301 Waverly Drive, Manson ingresó, ató a Leno LaBianca y a su mujer, Rosemary, y antes de partir le ordenó a Watson, Krenwinkel y, esta vez, a Leslie van Houten, asesinarlos a sangre fría y “sin desórdenes” como la noche anterior. Van Houten, de apenas 19 años, había sido tesorera en su escuela, reina de belleza y participante en el coro de la iglesia. Ella propinó las últimas 16 puñaladas de las 41 que acabaron con la vida de la señora. Los asesinos se ducharon juntos y comieron la patilla que sus víctimas tenían en la nevera. Con la sangre de los LaBianca escribieron en la nevera (con error de ortografía) “Healter Skelter” y en una pared “death to pigs”.

Tras meses de trabajo, las autoridades encontraron a los criminales en el rancho Spahn, un lugar antes usado para filmar películas de vaqueros donde vivía la ‘familia’ de Manson. Después de un juicio marcado por las miradas desafiantes de las asesinas y las afrentas de Manson a su defensor y al juez, este condenó a Watson, Atkins, Krenwinkel, Van Houten y Kasabian a morir en la cámara de gas. Manson hábilmente se había abstenido de participar personalmente en los crímenes y enfrentaba cargos menores por incendio provocado y robo de autos. Pero Linda Kasabian, a cambio de inmunidad, describió detalladamente los hechos, habló de la influencia directa de Manson y provocó su condena a muerte.

Los recuentos de Kasabian describieron la vida en el culto. “Charlie es amor, ¿sabías que es Jesús?”, decían sin cesar sus seguidoras en el rancho Spahn. Allá, en un escenario desfasado de sexo grupal y LSD en copiosas cantidades, las mujeres solo comían después de los perros. Manson congregaba a su rebaño de psicodelia retorcida y predicaba la importancia de Helter Skelter, una absurda doctrina racista supuestamente inspirada en la canción de los Beatles de ese título.

El lunático, cuya mirada asustaba a su madre desde los 5 años, pretendía desencadenar una guerra de razas con sus crímenes. Bautizó su ideal como esa canción, y aseguraba que la banda apoyaba su causa y le hablaba a través de sus canciones. Luego de desencadenar la guerra que exterminaría a la población de color, Manson planteaba llevar a su rebaño al desierto, y desde allá dominar el mundo.

Le puede interesar: ¿Quién es Cyntoia Brown y por qué Rihanna y Kim Kardashian piden por su libertad?

La ‘familia’ protagonizó, quizás, la saga de asesinatos con más repercusiones culturales en la historia. El apellido Manson aún es sinónimo de maldad y demencia de consecuencias nefastas. Fanáticos, músicos, escritores, guionistas, directores y periodistas (fue portada de Time y de Rolling Stone) han tomado elementos de toda esta demencia. Se dice que en los años setenta Manson alcanzó a tener 700 seguidores fanáticos. Hoy, en su página de Facebook, todavía suma miles de likes y sus admiradores siguen resaltando su cruzada contra el sistema. El hombre ha fallecido, pero su memoria macabra vivirá para siempre en los anales del horror.

Cine y televisión

Hay por lo menos 13 películas basadas en Manson, pero ninguna con un nivel de calidad aceptable. En el campo documental se destaca Life After Manson, de 2014, basada en entrevistas con Patricia Krenwinkel. En el campo de la ficción, Quentin Tarantino usará los asesinatos de Manson de trasfondo de su próxima película, la penúltima de su carrera, que filmará en 2018. Se rumora que el reparto contará, entre otros grandes, con Brad Pitt y Margot Robbie (si acepta) en el papel de Sharon Tate. Tarantino, como guionista, ya había echado mano de Manson en Natural Born Killers, cinta de Oliver Stone. En esta, su personaje principal, el asesino Mickey Knox, asegura que “Manson es el rey”.

Recientemente en la pantalla chica, Ryan Murphy le dedicó un episodio en su octava temporada de American Horror Story, cómo no, titulado Cult (culto). Y, entre 2015 y 2017, la serie Aquarius contó la historia de Manson desde los ojos de un policía. Protagonizada por David Duchovny, conocido por Los archivos secretos X, la serie solo duró dos temporadas.

Música

Manson fue un músico frustrado, pero inspiró a muchos artistas. Marilyn Manson y Kasabian se motivaron en su apellido para sus nombres. The Ramones le cantaron en 1977, en el polémico ‘homenaje-canción’ Glad to See You Go, y Ozzy Osbourne le dio a Manson y a su ‘familia’ las propiedades del ‘Coco’ en No Rest for The Wicked, de 1988. También hay varios covers de sus composiciones. Los Beach Boys cantaron una de sus piezas bajo el título Never Learn Not to Love. En 1988, The Lemonheads tocaron Home is Where You’re Happy, y tras las críticas donaron las ganancias a una víctima, lo mismo que sucedió cuando, en 1993, Guns’n’Roses se pasó de humor negro y retomó la canción Look at Your Name, Girl.

Le sugerimos: Cientos de personas murieron tras atentado en Sinaí

El caso más curioso quizás es el del músico Trent Reznor, creador de Nine Inch Nails, quien en 1992 alquiló la casa en Cielo Drive para grabar su disco The Downward Spiral en 1994. Reznor confesó que solo entendió lo absurdo de su acto cuando la hermana de Sharon Tate le preguntó si explotaba su muerte.

Literatura

Curiosamente, la literatura sobre el caso ha puesto el foco más en las asesinas que en el propio Manson. Libros como The Girls de Emma Cline, American girls de Alison Uminger y California Girls de Simon Liberati lo prueban. El libro de Cline, según el diario The Guardian, “explora a través de la ‘familia’ el sueño sin sentido de los años sesenta en California, lo horrible de la adolescencia femenina y los efectos de la agresión masculina”. A un nivel biográfico, Vincent Bugliosi, el fiscal del caso, escribió Helter Skelter, y dio pie a adaptaciones en cine y televisión. Y Brett Easton Ellis, autor de American Psycho, aseguró que aún tiene interés en escribir sobre Manson.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?