Viernes, 20 de enero de 2017

| 2005/09/25 00:00

Perdidos pero exitosos

La serie del momento se llama 'Lost'. Con su historia llena de misterios sin resolver se convirtió en la ganadora del Emmy.

Perdidos pero exitosos

En algún lugar del Pacífico sur se encuentran 48 sobrevivientes del accidentado avión 815 de la empresa Oceanic que cubría la ruta de Sydney a Los Ángeles. Ellos no sólo tienen que aprender a convivir como una nueva comunidad en una isla tropical paradisíaca lejos de la civilización, sino sobrellevar los fantasmas de su pasado, escapar de las garras de un oso polar y un monstruo que devoró al piloto del avión. También deben descubrir los misterios de la isla habitada por 'los otros', peligrosos seres que aparentemente desean hacer daño a los nuevos habitantes del lugar; una escotilla que lleva a un lugar desconocido; una señal de radio con un mensaje de personas atrapadas en la isla que se ha repetido constantemente durante 16 años sin ser respondida, y la combinación de los números 4815162342. Esta es, en resumidas cuentas, la trama de la exitosa serie de ABC, Lost, que a pesar de sólo llevar al aire una temporada, ganó el 18 de septiembre dos Emmys: mejor serie dramática y mejor dirección, por su capítulo piloto.

Millones de personas en el mundo han seguido capítulo a capítulo la serie, creada por J.J. Abrams y Damon Lindelof. Los críticos la han elogiado enormemente por su complicada narrativa y excelente lenguaje visual. Además, se hizo el piloto más caro en la historia de la televisión, que costó 12 millones de dólares, con cientos de extras, escenas cargadas de acción, explosiones y un avión real que fue convertido en chatarra para dar más veracidad a la historia.

Muchos creen que el éxito de una serie se basa en la innovación, pero en un medio que vive de repetir esquemas ad infinitum, aquella es muy difícil de encontrar. La ingeniosa mezcla de drama, comedia, ciencia ficción, suspenso y terror ha hecho de Lost una creación única y novedosa. Parece como si Abrams y Lindelof se hubieran inspirado en La isla de Gilligan, Los Archivos X, Alfred Hitchcock y Expedición Robinson, para crear esta serie. En unas pantallas plagadas por los realities, Lost se convierte en todo un experimento al tratar de mezclar conceptos tan diversos, sin dejar de lado la atmósfera de convivencia y supervivencia de la televisión real.

Más allá de los conceptos técnicos de Lost, lo que ha fascinado a la audiencia son los diversos y profundos personajes a través de los cuales se cuenta la historia. Es la primera vez que una serie cuenta con 14 protagonistas, en la cual todos son importantes, pero al mismo tiempo prescindibles, ya que en cualquier momento pueden morir o desaparecer, como ha ocurrido durante la primera temporada, y ser reemplazados sorpresivamente por cualquiera de los otros 30 náufragos. La historia se va desarrollando en el día a día de la isla en donde un capítulo representa 48 horas, pero, al mismo tiempo cada nueva entrega del programa relata por medio de flash-backs la vida de 'los perdidos' antes del accidente.

Todos los personajes tienen una intrincada historia en la que deben afrontar fantasmas, adicciones e inseguridades. Ellos se ven confrontados en la isla por los conflictos que los agobiaban en su antigua vida y queriendo escapar de su pasado. "La hipótesis de este programa es: ¿qué pasaría si se puede empezar todo de nuevo? Es el génesis de la vida, un volver a nacer", dijo a SEMANA el crítico de televisión Omar Rincón. Pero un renacer bajo circunstancias excepcionales y fantásticas.

En la isla se encuentran el médico Jack -interpretado por Matthew Fox-, quien se convierte en líder del grupo y atiende a los heridos. Pero el supuesto héroe vive agobiado por inseguridades después de una relación conflictiva y abusiva con su padre alcohólico, cuyo cadáver estaba transportando a casa. La angelical Kate -la actriz debutante Evangeline Lily-, es, en verdad, una asesina fugitiva que fue arrestada y era escoltada en el avión por un comisario estadounidense. Hurley -Jorge García- es un simpático y obeso joven que ganó la lotería gracias a los números misteriosos que le reveló un compañero en el hospital siquiátrico donde estaba internado y que ha sido perseguido por la mala suerte desde el momento en que obtuvo el premio. Charlie -Dominic Monaghan, quien hizo del hobbit Marry en El Señor de los Anillos- es el bajista heroinómano de una banda británica de rock.

Dentro de los pasajeros también se encuentran los hermanastros Boone -Ian Somerhalder- y Shannon -Maggie Grace-, quienes provienen de una familia acomodada y vivieron un tórrido romance secreto. Él siempre rescata a su hermana de novios violentos y situaciones peligrosas, pero muere en la isla tratando de sacar una radio del interior de una avioneta estrellada.

Además se encuentran entre ellos el malhumorado y mentiroso Sawyer -el ex modelo Josh Holloway- , quien se dedicaba a seducir y estafar mujeres millonarias y casadas. John Locke -el actor Terry O'Quinn-, quien antes del accidente era parapléjico y desde cuando se encuentra en la isla vuelve a caminar inexplicablemente y se ha convertido en el más hábil cazador del grupo, pero esconde secretos y parece conocer mejor que los demás los misterios del lugar.

Un padre, Michael, y su hijo, Walt, -interpretados por los actores Harold Perrinau Jr. y Malcolm David Kelly, respectivamente- quienes fueron separados por la madre del pequeño a los pocos meses de nacido, se reencuentran después de la muerte de ella y se ven forzados a vivir juntos. Deben conocerse y entenderse en estas circunstancias. Es posible que el niño tenga poderes mentales y es raptado por 'los otros' en el último capítulo de la temporada.

No todos los sobrevivientes son norteamericanos. Hay una pareja de coreanos, Sun y Jin, que no hablan inglés -interpretados por Yunjin Kim y Daniel Dae Kim-. Claire, una joven mujer australiana -la actriz Emilie de Ravin- que tiene ocho meses de embarazo y da a luz en la isla, después de ser raptada por 'los otros'. Y Sayid -el londinense Naveen Andrews-, un iraquí que perteneció a la guardia republicana de Saddam Hussein y es un experto en electrónica, comunicaciones y torturas.

Con cada capítulo que pasa, los misterios de la isla siguen aumentando sin ser explicados nunca en su totalidad, mientras se descubren poco a poco las historias reales de estos personajes, que casi siempre son más extraños que los fenómenos de la isla. Todos se preguntan qué clase de lugar es esa isla. Las teorías abundan, algunos creen que es el purgatorio, otros, que el infierno y que todos los supuestos sobrevivientes están realmente muertos. Algunos aseguran que es un sueño de alguno de los protagonistas, otros, que es un experimento llevado a cabo por extraterrestres o que todos los fenómenos son generados por los números malditos de Hurley o la mente prodigiosa del pequeño Walt. La verdad, quizá, nunca se logre descubrir, como ocurrió con los múltiples misterios de Los Archivos X. La recomendación que el escritor Stephen King, ferviente seguidor de Lost, hizo a los libretistas, es que sepan cuándo terminar la serie y no desperdicien una increíble historia en manos del monstruo generador de dinero llamado Hollywood.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.