Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/05/29 00:00

Pero el amor es más fuerte

Contra todos los pronósticos la profesora que pasó más de siete años en la cárcel por violar a su alumno logró casarse con su víctima.

Desde que Mary Kay salió libre retomó su relación con su antiguo alumno. Arriba Mary Kay aparece junto a Audrey, la mayor de sus hijas con Vili.

Para unos fue el final de una de las más retorcidas historias de amor de los últimos tiempos. Para otros simplemente el último capricho de una mujer mentalmente enferma y su manipulable víctima. De cualquier manera, la semana pasada Mary Kay Letourneau finalmente pudo disfrutar de una tranquila luna de miel junto a su nuevo esposo y padre de sus dos hijas pequeñas sin sentirse observada por todo el mundo. En una lujosa ceremonia con 300 invitados Mary Kay, de 43 años y vestida de blanco, legitimó ante los ojos de sus amigos y familiares el amor que desde 1996 siente por Vili Fualaau, quien en ese momento tenía sólo 13 años y era uno de sus alumnos de sexto grado en el colegio Shorewood, en Washington.

Pero el que la unión ya sea legal no significa que el público esté dispuesto a olvidar. Después de todo Mary Kay sigue siendo considerada una criminal sexual y seguramente esa etiqueta la perseguirá por el resto de su vida.

Todo empezó cuando Mary Kay, casada y madre de dos hijos, empezó a trabajar como profesora de segundo grado en Shorewood. Uno de sus alumnos era Vili Fualaau, de 7 años y con un notable talento para el arte. Mary se dedicó a ayudarle a progresar en sus clases, sobre todo cuando se enteró que Vili provenía de una familia pobre y que su padre estaba en la cárcel. En 1995 a Mary Kay le asignaron los grados quinto y sexto y nuevamente se encontró con su alumno prodigio.

Al mismo tiempo su vida familiar estaba pasando por un mal momento. Aunque ya para entonces tenía cuatro hijos Mary Kay quedó nuevamente embarazada. Pero sufrió un aborto espontáneo que coincidió con la muerte de su padre, un político ultraconservador que en 1972 fue candidato a la presidencia de Estados Unidos y a quien su hija idolatraba. El esposo de Mary Kay, Steve Letourneau, rara vez le prestaba atención y ella sospechaba que tenía numerosas amantes. Frente a este panorama Mary Kay se refugió cada vez más en su alumno estrella, Vili, quien pasaba todas las tardes en casa de su maestra e incluso en una ocasión se fue de viaje con toda la familia.

Para el verano de 1996 la relación de Mary Kay y Vili ya era sexual. A finales de año la profesora se dio cuenta de que estaba embarazada de su estudiante pero decidió no decirle nada a su marido. Sin embargo Steve ya sospechaba que la amistad entre su esposa y el adolescente era más que platónica y lo confirmó cuando descubrió una carta de amor de Mary Kay a Vili. Su rabia fue tal que incluso le pegó a Mary en el vientre para que perdiera el bebé.

Todo se destapó el 26 de febrero de 1997 cuando un informante anónimo llamó a la policía y delató a Mary Kay. Las autoridades la arrestaron en el colegio, de donde la sacaron esposada a pesar de su evidente embarazo. La acusaron de violar a un menor de edad y la sentenciaron a siete años de cárcel pero ante el arrepentimiento de Mary y su promesa de no acercarse a Vili nunca más, el juez le redujo la sentencia. Su hija Audrey Lokelani nació en mayo y quedó bajo la custodia de la madre de Vili, Soona.

En enero de 1998 Mary Kay quedó en libertad bajo la promesa de someterse a un tratamiento para delincuentes sexuales. Pero el amor, o la locura, pudo más y el 3 de febrero, menos de un mes después de salir en libertad, Mary Kay fue pillada nuevamente con las manos en la masa. Estaba teniendo relaciones sexuales en un carro con Vili a pocas cuadras de su casa. El mismo juez que había tenido clemencia con ella decidió aplicarle todo el peso de la ley y la condenó a siete años y medio de prisión. Para completar Mary Kay se dio cuenta de que estaba nuevamente embarazada. Georgia Alexis nació en octubre y también quedó bajo la custodia de su abuela paterna.

Pero ni siquiera la cárcel logró que Mary Kay desistiera de comunicarse a quien ella llama su "alma gemela". A pesar de que tenía rotundamente prohibido contactar a Vili, en una ocasión fue sorprendida tratando de enviarle una carta a su amado. Fue castigada con seis meses de confinamiento solitario.

Mientras tanto Steve se había mudado con los cuatro hijos mayores de Mary Kay a Alaska, donde incluso debieron cambiar de apellido para evitar ser reconocidos como hijos de la profesora violadora. Vili también siguió con su vida. Se retiró del colegio y escribió un libro sobre su historia de amor con Mary Kay. El libro fue un éxito en Europa y dio lugar a más publicaciones sobre el tema. Vili fue a varios programas de televisión para contar su historia e incluso demandó infructuosamente al colegio Shorewood con el argumento de que los profesores y directivas hubieran debido protegerlo del acoso de Mary Kay. Tuvo varias novias y llegó a asegurar que al amor por su profesora había quedado en el pasado.

En agosto de 2004 Mary Kay salió de la prisión y pocos días después Vili pidió a un juez que revocara la orden que le impedía a Mary Kay acercársele. El romance floreció de nuevo y en febrero de este año se comprometieron en matrimonio.

Al mejor estilo de las estrellas de Hollywood la pareja vendió los derechos de transmisión de su boda a un programa de televisión, lo que les dejó 750.000 dólares de ganancia. La hija mayor de Mary Kay, de 18 años, actuó como dama de honor, y las dos niñas que tuvo con Vili llevaron las flores.

Ahora Mary Kay y Vili tendrán que demostrar que su amor es verdadero y que resistirá las pruebas que aún faltan. Por un lado Vili nunca terminó el colegio y lleva meses sin conseguir trabajo. Por otro, es posible que a Mary Kay también se le dificulte esto último por sus antecedentes penales. Además la diferencia de edades, 21 años, no es nada despreciable y muchos auguran que Vili se cansará pronto de la vida de casado. Sólo el tiempo lo dirá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.