Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2009 12:00:00 AM

Polanski en la mala

La detención de Roman Polanski en Suiza, al llegar para recibir un homenaje en el festival de cine de Zurich y después de más de 30 años como prófugo, demuestra que la suerte no le ha sonreído al prolífico director en su vida personal, sobre todo después de ser acusado de haber abusado de una menor de edad en 1976. Hijo de judíos polacos, escapó del gueto de Cracovia durante la Segunda Guerra Mundial, y su madre murió en el campo de concentración de Auschwitz. En 1969, el director de El bebé de Rosemary recibió quizás el golpe más devastador de su vida, cuando su esposa, la actriz Sharon Tate, quien esperaba su hijo, fue asesinada por la secta de Charles Manson. Y casi una década después fue acusado de tener relaciones sexuales con Samantha Geimer, una aspirante a modelo que, según él, no representaba sus 13 años. Antes de ser condenado escapó a Francia y nunca regresó a Estados Unidos, donde había residido desde los años 60, ni siquiera para recibir el Oscar en 2003 por El pianista. Más de 100 directores y actores -entre ellos Martin Scorsese y Woody Allen- han firmado una petición contra su arresto. Lo más sorprendente es que la misma Geimer hace parte de esta lista y ha dicho que quiere que los cargos sean retirados porque él ya "ha pagado por su terrible error". El cineasta tiene una casa en Suiza y viajó allí por los últimos 20 años sin ser detenido. Según la autoridades de ese país, esta vez conocían con anticipación la fecha de llegada y pudieron capturarlo. Polanski espera poder evitar su extradición a Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.