Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/2013 12:00:00 AM

Por conducir ebrio lo aislaron del mundo dos años

Lo indemnizaron con 15 millones y medio de dólares porque las autoridades lo encarcelaron por 22 meses.

Stephen Slevin, de 58 años, fue detenido en agosto de 2005 por conducir en estado de embriaguez. Aunque su delito era menor, fue recluido por dos años en un régimen de aislamiento total en una cárcel del condado de Nuevo México, Estados Unidos, sin derecho a juicio.

Durante los 22 meses que estuvo en la cárcel, Slevin perdido 25 kilos y sus uñas se hicieron tan largas que comenzaron a enrollarse y se encarnaron. Por si fuera poco, un hogo comenzó a crecer en su piel, así ya que se le privó de tener permiso para usar la ducha. No tuvo contacto con sus familiares ni salió de un cuarto oscuro e incluso tuvo que arrancarse a sí mismo una muela pues le negaron el acceso al dentista.

"¿Por qué hicieron lo que hicieron, nunca lo sabré. Los funcionarios de la prisión caminaban a mi lado todos los días, me miraban deteriorándome y no hacían nada", declaró Slevin. "Día tras día tras día, no hicieron nada, nada en absoluto, para que ayudarme."

Slevin fue arrestado originalmente por sospecha de conducir bajo la influencia y el robo de un coche, que resultó que había tomado prestado de un amigo. Nunca fue llevado ante un juez ni tampoco fue oficialmente declarado culpable de un delito.

Poco después de su arresto se determinó que Slevin sufría de depresión y que podría intentar quitarse la vida. Esa preocupación hizo que los guardias lo pusieran en confinamiento solitario, donde fue olvidado y descuidado.

Ahora Slevin sufre de trastorno de estrés post-traumático y debe tomar ansiolíticos. Su demanda alega que a causa de su confinamiento perdió peso y sufría depresión, úlceras por presión, problemas de hongos y angustia mental.

Finalmente Slevin fue liberado tras 22 meses de cautiverio pues los cargos en su contra fueron retirados. Hoy, a causa del semejante descuido, el Estado tiene que pagarle 15 millones y medio de dólares para violar sus derechos constitucionales.

Un jurado en la corte federal de Santa Fe aseguró que el caso de Slevin representa uno de las mayores violaciones de derechos civiles en la historia de la prisión ilegal.

"Su salud mental se ha visto gravemente comprometida desde el momento en que estaba en esa instalación. Ese sigue siendo el mismo. Ninguna cantidad de dinero va a traer de vuelta lo que se llevaron de él", dijo Matt Coyte, abogado Slevin.

Cuando Slevin salió de la cárcel, tenía el pelo desgreñado y la barba tupida. Estaba irreconocible. Perdió casi dos años de su vida por un malentendido y el descuido de las autoridades. El único consuelo que le queda es el gran cheque que está apunto de consignarse a su nombre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.