Martes, 24 de enero de 2017

| 2008/09/27 00:00

¡Por fin!

¡Por fin!

Todo indica que uno de los solteros más cotizados de la realeza mundial, el príncipe Alberto de Mónaco, planea casarse con su novia, la nadadora olímpica Charlene Wittstock. La pareja se conoció durante los Juegos Olímpicos de invierno de 2006 y, a pesar de que el noviazgo no ha sido oficializado por la Casa Real, Charlene ha sido la pareja del príncipe en varios actos oficiales. Los más recientes fueron los Juegos Olímpicos de Beijing y el baile de gala de la Cruz Roja, en el cual ella apareció caminando a lado de Alberto y delante de las princesas Carolina y Estefanía. La noticia del "inminente" anuncio del compromiso fue publicada entre otros por las revistas francesas Le Nouvel Observateur y Gala, y por el tabloide alemán Bild. Llama la atención que la Casa Real no ha desmentido la información, por lo que se especula que el príncipe de 50 años y la surafricana de 30 se casarán el próximo año, en primavera o en verano. El soberano monegasco es famoso por las muchas relaciones que ha tenido y por los dos hijos que concibió por fuera del matrimonio, Jazmin Grace Grimaldi, hija de una mujer californiana, y Alexandre Coste, hijo de una azafata de Togo. Pero, por lo visto, parece haber encontrado por fin la mujer de su vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.