Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2011 12:00:00 AM

Por la infancia

Hace diez años, cuando murió su hijo menor, la empresaria Catalina Escobar creó la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar para combatir la mortalidad infantil y ayudar a las madres adolescentes a romper el círculo vicioso de la pobreza.

A finales del 2000, la administradora de empresas Catalina Escobar vivió los momentos más dolorosos de su vida. Su bebé de 18 meses cayó desde un octavo piso en Cartagena, y su tragedia la hizo reconsiderar sus metas. Cuatro días antes del accidente había presenciado la muerte de un recién nacido en la clínica de maternidad Rafael Calvo, porque su madre no tenía 60.000 pesos. Catalina decidió entonces que la mejor manera de recordar a su hijo era convertir esa horrible coincidencia en una oportunidad para salvar vidas y ayudar a otras personas que habían pasado por situaciones similares.

Luego de estudiar durante un año las cifras de pobreza de la Ciudad Heroica, la empresaria creó la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, para evitar que murieran tantos niños y, de paso, mejorar la calidad de vida de las madres adolescentes. Varios empresarios nacionales y extranjeros la apoyaron, y logró sacar adelante el proyecto, que hoy ya completa una década de actividad. Para celebrar el aniversario, la Fundación inaugurará una megasede en Cartagena el 3 de septiembre. El Complejo Social, como se denomina el edificio de más de diez mil metros cuadrados, tendrá desde oficinas y salones de clase hasta un centro médico y una guardería.

La fórmula del éxito de la "Juanfe", según Catalina, ha sido la buena gestión. "Hay que tomarse la pobreza en serio y entender que lo social es un sector más de la economía". Con esa idea en mente, estableció programas dirigidos tanto a los neonatos como a sus madres, que por lo general tienen entre 12 y 18 años. Para los primeros, construyó una sala de cuidados intensivos con equipos de última tecnología en la Rafael Calvo. También creó un centro de salud independiente de nivel uno, donde los médicos hacen un seguimiento riguroso da los bebés luego de que son dados de alta. Las mamás, por su parte, reciben acompañamiento durante la etapa de gestación y, luego de dar a luz, participan en talleres productivos o estudian carreras técnicas o universitarias. De ahora en adelante, todas estas labores, a excepción de la unidad de recién nacidos, se llevarán a cabo en el complejo.

Cuando Catalina puso la iniciativa en marcha, las Naciones Unidas acababan de firmar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, una hoja de ruta que insta a los países, entre ellos Colombia, a cumplir una serie de retos para 2015, entre los que se encuentra erradicar la pobreza extrema y el hambre. Entonces, la empresaria decidió orientar su proyecto a partir de esas metas. "En 2000, morían 48 niños recién nacidos por cada mil en Cartagena, mientras el promedio nacional era de 25", explica. En menos de siete años, la Fundación logró reducir esa cifra en un 80 por ciento.

Debido a los buenos resultados, la "Juanfe" ha recibido varios reconocimientos en los últimos años y ya hay quienes han pensado replicar el modelo en otras ciudades del país. Pero, por lo pronto, la Fundación seguirá concentrada en la capital de Bolívar, donde, a pesar de los esfuerzos, cada día aparecen nuevos casos de embarazos adolescentes. "Algunas de las mujeres que recibimos han sido violadas y ni siquiera se habían dado cuenta. Por eso, al final, todo el trabajo vale la pena cuando estas niñas se me acercan a decirme: 'Seño Cata, yo no vuelvo a vender refrescos en las calles. Gracias, nadie me había tratado con tanta dignidad' -cuenta Catalina, quien a veces atiende partos y participa en las rondas de los pacientes-. Lo que empezó como una tragedia, a la vuelta de unos años se convirtió en una historia de amor".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.