Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/06/05 00:00

Por un pelo

El astronauta Neil Armstrong, es uno de los hombres más conocidos del mundo -no en vano fue la primera persona que pisó la Luna-, pero había mantenido un perfil bastante bajo.

Por un pelo

La semana pasada eso terminó con la demanda que Armstrong amenazó con instaurar en contra de su barbero de muchos años, Marx Sizemore, a quien acusa de haber vendido recortes de su pelo por 3.000 dólares. Armstrong y su abogado exigen que el barbero devuelva el pelo o que done el producto de la venta a una obra de caridad y pague los gastos legales del astronauta. Aunque Sizemore acepta su responsabilidad, el problema es que el comprador se niega a devolver los cabellos, pues los compró para que hicieran parte de una extensa colección de mechones de personas famosas, que incluye a Abraham Lincoln, Marilyn Monroe, Albert Einstein y Napoleón. Lo más probable es que para evitar que le vuelva a suceder algo parecido, de ahora en adelante Armstrong retome sus costumbres ermitañas y no vuelva a salir ni a la puerta de su casa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.