Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/08/10 00:00

PRESENTACION OFICIAL

PRESENTACION OFICIAL

La obsesión de cualquier 'madrastra' es conquistar el corazón de los hijos de su pareja. Para Camila Parker el tema se ha convertido en algo traumático. La tensión que le producen los hijos del príncipe Carlos es tan grande que no ha sido capaz de mirarlos cara a cara. Pero hace un par de semanas el destino le jugó una mala pasada. Sin poder evitarlo, se encontró con el príncipe William en un salón del palacio de Saint James. Aunque los dos se portaron a la altura y se saludaron cortesmente, Camila quedó tan afectada con el encuentro que tuvo que tomarse un trago de ginebra. Los expertos en realeza aseguran, sin embargo, que ese primer acercamiento ayudará a despejar el camino para que en un futuro Camila y Carlos puedan formalizar su relación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.