Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/11/17 00:00

Prueba de amor

¿Qué persona enamorada puede sentirse feliz de que su pareja tenga un abierto romance con otra? Ese es el caso de Sandra Day O’Connor, la primera mujer que llegó a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

¿Qué persona enamorada puede sentirse feliz de que su pareja tenga un abierto romance con otra? Ese es el caso de Sandra Day O’Connor, la primera mujer que llegó a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. El año pasado la magistrada tuvo que abandonar su cargo para cuidar a su esposo, quien lleva casi dos décadas con el mal de Alzheimer. Pero John O’Connor, después de 55 años de matrimonio, está enamorado de otra mujer, que vive con él en el centro de salud donde está recluido. Esa circunstancia, sin embargo, es motivo de felicidad para Sandra, de 77 años, quien no está incómoda, ni celosa. Según su hijo Scott ella siente un gran alivio al ver que su esposo “está contento y cómodo cada vez que lo visita. Parece un adolescente enamorado”. Ella prueba con su actitud que el verdadero amor es capaz de la renunciación por la felicidad del ser amado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.