Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/05/23 00:00

¡Qué genio!

Mientras el presidente de Estados Unidos George W. Bush pierde popularidad, su esposa Laura Bush la gana.

¡Qué genio!

La semana pasada la primera dama se lució en el show de Jay Leno por su espontaneidad. No tuvo reparo en admitir que su suegra, la ex primera dama Barbara Bush, es una persona muy intimidante. Leno recordó entonces una ocasión en que la señora Bush le apretó fuerte la mano y le dijo que dejara de hacer bromas sobre su hijo. La actual primera dama sonrió con el comentario del presentador y contó otra anécdota que demuestra que no sólo su suegra se enfurece con las críticas. Relató que un día, cuando su esposo estaba en campaña para el Congreso, su suegra le advirtió que no criticara los discursos de su hijo. "Yo seguí el consejo hasta que una noche mientras entrábamos al garaje de nuestra casa, lo olvidé y le dije que no había estado tan bien. Con eso él chocó el carro contra la pared".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.