Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/05/16 00:00

¡Qué regalito!

¡Qué regalito!

Las historias de gigolós que se relacionan con mujeres mayores y adineradas para sacarles plata no son raras. Lo que no tiene antecedentes es la cifra que el fotógrafo de 62 años François-Marie Banier obtuvo gracias a su amistad con la mujer más rica de Europa, la francesa Liliane Bettencourt, heredera de la gigante de cosméticos L'Óreal: 1.300 millones de dólares. Por ese motivo la anciana de 86 años protagoniza un escándalo que comenzó cuando su hija Françoise acusó al amigo de su mamá de "embrujarla" y aprovecharse de su fragilidad física y mental. La disputa lleva más de un año, pero sólo recientemente Liliane accedió a practicarse un examen siquiátrico que confirmó que está bien de la cabeza, "que dispone de su entera voluntad y discernimiento" y por tanto "no ha sido sometida a abuso". La relación entre la multimillonaria y el fotógrafo empezó en 1987, aunque, según la revista Forbes, en los últimos años los regalos se multiplicaron, incluidas pólizas de seguros de vida de las cuáles él es el beneficiario, y cuadros de Picasso y Matisse, entre otros. La anciana heredera minimiza los 'detalles' que ha tenido con Banier: "Lo que le he dado, aunque es un montón, no es mucho cuando se pone en proporción", en referencia a su fortuna estimada en 13.400 millones de dólares. Pero su hija, a quien Liliane ya no le habla, asegura que su mamá ha sido extrañamente generosa, justo cuando ha estado enferma y vulnerable. Una de las empleadas de Bettencourt cuenta que cada vez que ella iba a cenar con Banier, éste la llamaba para asegurarse de que la señora llevara su billetera. Testigos aseguran que en 2007, cuando la octogenaria enviudó, él empezó a insistir en que lo adoptara. Banier, quien gusta de codearse con celebridades, (es muy amigo de Johnny Depp), tiene fama de rodearse de ancianas poderosas como la decoradora Madeleine Casting, quien a los 75 años habría impulsado la carrera del entonces joven de 22.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.