Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 1992/12/21 00:00

Quejas y reclamos

Felipe Zuleta se convierte en el primer ombudsman de la historia del periodismo colombiano.

Quejas y reclamos

DESDE LA SEMANA PASADA EL DIARIO El Tiempo cuenta con su propio ombudsman. Se trata de Felipe Zuleta Lleras, el primero en sostentar este título en la historia del periodismo nacional. La figura del ombudsman surgió hace varias décadas en los países escandinavos, pero no precisamente para el periodismo sino para mediar en las relaciones entre el Estado y los particulares. Con el tiempo este modelo se adoptó en la prensa de los países desarrollados.
A principios de los 80 el periodista Daniel Samper planteó por primera vez la necesidad de nombrar un ombudsman en el diario El Tiempo. La iniciativa partió de las múltiples controversias que despertó por cuenta de sus polémicas investigaciones debates que a veces se quedaban sin resolver por falta de un árbitro legítimo que dijera quién tenía la razón.
Se necesitaron más de 10 años para que la idea finalmente cuajara en el mismo diario, donde se recibe más de medio centenar de reclamos semanales. La preparación de Zuleta se basó en la lectura de la biblia en la materia: "Of the press, by the press, for the press" donde Ben H. Bagdikian, Richard Harwood y Robet C. Maymard, renombrados ombudsman del Washington Post describen las principales metidas de pata del prestigioso diario norteamericano y el papel que desempeñaron para resolverlas.
La batalla de Zuleta será antes que nada la de proteger la credibilidad del periódico. Tendrá para ello que atender personalmente a los lectores que se sientan afectados por alguna publicación, conducir las investigaciones destinadas a esclarecer las controversias que se susciten por un determinado artículo, y redactar las rectificaciones y aclaraciones cuando sea del caso. Para el efecto contará con una columna en la página editorial, que de seguro atraerá a muchos lectores.
Hay en Zuleta un marcado aire de familia que a leguas permite relacionarlo con su abuelo, Alberto Lleras: la calvicie prematura, la nariz alargada, las arrugas en la frente. Es un hombre agudo, mordaz, estudioso y temperamental. Muchos lo califican como trabaja-adicto, y lo será más en este nuevo cargo al que dedicará cerca de 12 horas diarias.
Egresado del Externado de Colombia, ha sido asistente, secretario general y director de Inravisión; cónsul en Nueva Orleans; consejero presidencial de Virgilio Barco; asesor de Alberto Casas en el Ministerio de Comunicaciones y como tal, cerebro gris de la ley 14 de televisión.
Más recientemente y después de ocupar la presidencia de Asocolflores, se zambulló en el periodismo primero como columnista del diario La Prensa y luego como asistente del editor de El Tiempo, cargo que continuará ocupando de manera paralela con las labores de ombudsman, en una tarea destinada a inaugurar una nueva era en la prensa nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×