Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/1996 12:00:00 AM

REGRESO A LA TITULAR

DESPUES DE UNA TEMPORADA EN LA BANCA DEL SAMPERISMO, MARCO TULIO GUTIERREZ VUELVE A LA LINEA DE ATAQUE COMO DIRECTOR DEL DAS

A PESAR DE SU CERCANIA HISTORICA AL presidente Ernesto Samper, la noticia del nombramiento de Marco Tulio Gutiérrez Morad como nuevo director del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, en reemplazo de Ramiro Bejarano, no dejó de causar sorpresa. Al fin y al cabo la imagen de este abogado de 45 años, con una amplia trayectoria política tanto en el Concejo de Bogotá como en la Cámara de Representantes, es más la de un académico que la de un cazadelincuentes. Después de haber rechazado la nominación como candidato al cargo de Procurador General de la Nación, hace poco más de un año, con la disculpa de que no podía ser fiscal de un gobierno que había ayudado a elegir, muchos pensaban que Gutiérrez estaba satisfecho con su retiro provi- sional en la notaría 23 de Bogotá. Pero había una razón de peso para aceptar el ofrecimiento de uno de los cargos más delicados y difíciles del país: su amistad con Ernesto Samper. Marco Tulio Gutiérrez es una de las personas más próximas al corazón del Presidente, hasta el punto de haber sido pieza fundamental en el desarrollo político del primer mandatario. Primero en sus épocas de concejal de Bogotá, cuando se convirtió en uno de los colaboradores más activos de Samper Pizano, y luego en la Cámara de Representantes, desde la cual desistió escalar al Senado de la República para convertirse en el jefe de debate de la campaña samperista en Bogotá. Quienes lo conocen están de acuerdo en que, en una elección tan reñida como la pasada, Marco Tulio Gutiérrez fue el artífice del triunfo liberal en la capital. Pero si el principal argumento de los analistas para justificar su nombra- miento en la jefatura del DAS es el de una lealtad de vieja data, Gutiérrez tiene su propia carta de presentación para merecer el cargo. Y es que el sucesor de Bejarano es un estudioso del tema desde hace rato. Incluso durante sus años de parlamentario tuvo la oportunidad de abrir un debate so bre seguridad e inteligencia que le permitió conocer a fondo, como muy pocos congresistas, el organismo que empezará a dirigir en las proximas semanas. Aunque él mismo reconoce que en un país como Colombia administrar la se- guridad del Estado es una tarea más que difícil, su consigna es la de continuar en una sola línea, y despojada de toda politiquería, la labor que inició su antecesor al comienzo del gobierno Samper. Su responsabilidad inmediata será la de poner en práctica el sistema nacional de inteligencia creado por Ramiro Bejarano. Entre otras cosas para combatir el secuestro hasta las últimas consecuencias, un reto que por la atrocidad del delito el propio Gutiérrez se ha impuesto como un desafío personal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?