Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/2008 12:00:00 AM

Regreso a la soltería

Cuando el río suena, piedras lleva. Madonna y su esposo, Guy Ritchie, han decidido poner fin a sus casi ocho años de matrimonio, según confirmó un representante de la reina del pop. Hace meses comenzaron los rumores que hablaban de que convivían como hermanos y que en su residencia de Nueva York la cantante solía recibir por las noches al beisbolista Alex Rodríguez. Pero, aunque ella lo negó, resulta diciente que Rodríguez se separó de su esposa. Madonna y Ritchie pensaban anunciar el final de su relación después de las fiestas navideñas, pero las especulaciones los obligaron a adelantar sus planes. El diario británico The Sun asegura que el cineasta se habría cansado de Madonna por "obsesiva y controladora". Ella, por su parte, habría dicho que su marido es un egoísta que nunca usaba su dinero para los gastos familiares, que ignoraba los preceptos de la cábala judía que ella practica, y que se negaba a adoptar un nuevo hijo. Aunque han dejado saber que esperan no tener que ir a tribunales, la cantante ya cuenta con la asesoría de Fiona Shakleton, la abogada que manejó los divorcios del príncipe Carlos y Paul McCartney. Se trataría eventualmente de evitar que Ritchie se quede con una porción de su fortuna de más de 500 millones de dólares. Madonna estuvo casada con Sean Penn y entre sus romances se cuenta a John F. Kennedy Jr., Warren Beatty, Dennis Rodman, el actor porno Tony Ward, y su ex entrenador Carlos León, padre de su hija Lourdes, de 12 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.