Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/21/2012 12:00:00 AM

Robin Gibb perdió su batalla con el cáncer

Robin Gibb, exintegrante de los Bee Gees, falleció este domingo a los 62 años tras una larga batalla contra el cáncer de hígado y cólon, según se informó en su página web oficial.

;
BBC
"La familia de Robin Gibb, de los Bee Gees, anuncia con gran tristeza que Robin murió hoy tras una larga batalla contra el cáncer y una cirugia intestinal", dice un comunicado colocado en la página del cantante.
 
"La familia ha pedido que su privacidad sea respetada en este momento tan difícil", cierra el escrito, que no indica qué ceremonias pueden estar prevista para despedir al cantante.
 
En abril pasado Gibb había sido ingresado a un hospital en el barrio londinense de Chelsea afectado por una neumonía y entró en estado de coma, condición en la que permaneción por 14 días para finalmente recuperarse.
 
El sitio oficial del cantante confirmó la noticia. Gibb estaba acompañado por su esposa Dwina y sus tres hijos, así como su hermano mayor, Barry.
 
De Australia al mundo

Robin y su mellizo Maurice nacieron en la Isla de Man, el 22 de diciembre de 1949. El mayor, Barry, nació en 1946, y el menor, Andy, en 1958.
 
La familia, que se había mudado a Manchester, en Inglaterra, emigró ese año a Australia.
 
Para 1960, Barry, Robin y Maurice ya se presentaban en programas de la televisión australiana y el hermano mayor se destacaba por sus composiciones propias.
 
En 1967, cuando los Beatles habían abandonado los escenarios, el padre de los Gibb envió un demo con sus canciones a Brian Epstein, manager del famoso grupo británico.
 
Epstein se lo pasó a Robert Stigwood, quien quedó impresionado con las voces y el estilo de los hermanos y firmó con ellos un contrato por cinco años.
 
Los primeros éxitos
 
El nuevo manager de los Bee Gees, quienes ya habían regresado a Reino Unido, los proclamó como la revelación de 1967 y pronto llegaron a ser comparados con los Beatles.

Su segundo sencillo, To Love Somebody, fue un gran éxito en la lista británica, aunque el tema Massachussets, de su segundo álbum, fue el primero en llegar al número uno.
 
También tuvieron éxito relativo en Estados Unidos con canciones como Words, I've Gotta Get a Message to You y I Started A Joke.
 
Su estilo se caracterizaba por baladas románticas cantadas en armonía casi operística, mientras que en muchas de las canciones se destacaba la voz nasal de Robin, aunque Barry fuera el compositor principal.
 
A mediados de 1969, Robin dejó el grupo y grabó un álbum solista, logrando colocar en las listas de éxitos de Europa su canción Saved By The Bell.
 
Cuando parecía que el grupo había dejado de existir, los tres hermanos se volvieron a juntar a fines de 1970 y consolidaron sus triunfos en la cartelera estadounidense, con canciones como Lonely Days, How Can You Mend a Broken Heart (la primera en llegar al primer lugar en ese país), la banda sonora de la película Melody y temas como My World y Run To Me.
 
Si bien fue una edad de oro para los Bee Gees, el destino les tenía preparada una sorpresa.
A principios de 1975 comenzaron a experimentar con los ritmos de la música disco y su canción Jive Talkin’ llegó al primer lugar en EE.UU., donde también tuvo éxito Nights on Broadway.
 
Fiebre de sábado por la noche


Pero su siguiente álbum fue aún más rítmico y eso, junto con el falsete de Barry en la primera voz, se convirtió en garantía de un éxito inimaginable para los hermanos Gibb.

Los Bee Gees entraron de lleno a la onda disco con canciones como You Should Be Dancing, cuando les pidieron que escribieran canciones para una película protagonizada por John Travolta que ya estaba en etapa de posproducción.

Saturday Night Fever significó un cambio total para el grupo, además de llegar al primer lugar en EE.UU. y muchos otros países con tres de sus canciones: How Deep Is Your Love, Stayin' Alive y Night Fever.

Fue tanto el éxito, que Robin y Barry empezaron a escribir canciones para otros artistas, ya que no se daban abasto con sus propios discos. Así, anotaron triunfos para Yvonne Elliman, Tavares, Samantha Sang y su propio hermano, Andy Gibb.

En 1978, se juntaron con Peter Frampton para grabar un disco y filmar una película basada en el disco de los Beatles, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band.

Otras tres canciones, Too Much Heaven, Tragedy, y Love You Inside Out, ocuparon el número uno de la lista de éxitos estadounidense, con lo que marcaron un récord de seis primeros lugares consecutivos, que sólo fue roto años más tarde por Whitney Houston.

Pero cuando la música disco empezó a declinar, también fueron desvaneciéndose los éxitos de los Bee Gees. Sólo Barry mantuvo cierta influencia, con un disco grabado con Barbra Streisand y algunas canciones para otros artistas, escritas con Robin.
 
Fin de una era

En 1988 murió el hermano menor, Andy, de miocarditis, producto de años de consumo de drogas y alcohol.
 
Los Bee Gees siguieron sacando discos ocasionalmente, sin causar el impacto de años anteriores.
 
En 1997 fueron reconocidos con un premio BRIT por su extraordinaria contribución a la música.
 
El 12 de enero de 2003 falleció de un ataque al corazón el hermano mellizo de Robin, Maurice, mientras esperaba en la sala de emergencia de un hospital de Miami para una operación al intestino.
 
Esa misma semana salió a la venta el álbum Magnet de Robin. Al mes siguiente recibieron el premio Grammy a la Leyenda, que Barry y Robin aceptaron junto al hijo de Maurice.
 
La muerte de Maurice significó la desaparición de los Bee Gees como grupo. Barry y Robin siguieron sus carreras solistas sin mucha trascendencia y juntándose ocasionalmente en conciertos o presentaciones especiales.
 
En octubre de 2010, Robin declaró en una entrevista que Steven Spielberg les propuso hacer una película sobre la historia de los Bee Gees.
 
Y en noviembre de 2011, Robin fue diagnosticado con cáncer al hígado, aunque siguió trabajando.
 
El 28 de marzo tuvo que cancelar varias presentaciones que tenía programadas, al ser hospitalizado por problemas intestinales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.