Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/01/14 00:00

La última temporada taurina en el 'exilio' tiene buena pinta

El peruano Roca Rey, el nuevo fenómeno del toreo, es uno de los atractivos del cartel en Puentepiedra, la plaza que se inauguró tras el cierre de la Santamaría.

El peruano Andrés Roca Rey salió a hombros de la plaza de Madrid, la más importante del mundo. Actualmente de gira taurina por Colombia. Foto: @andresrocarey

Desde el año 2012, cuando el entonces alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, decidió cerrar la plaza de toros de Santamaría para los espectáculos taurinos, amantes y aficionados al toreo en Bogotá tuvieron que “exiliarse” y desplazarse a otras plazas del país para seguir disfrutando su pasión. La plaza de toros Marruecos, ubicada en Puentepiedra, en el vecino municipio de Subachoque, se convirtió en el principal escenario para los aficionados capitalinos.

Esa plaza, con capacidad para 4.000 espectadores aproximadamente, fue inaugurada en enero del 2013, precisamente con la idea de mantener viva la afición al toreo en la capital. Este año, con dos corridas de toros y una novillada, se realizará la temporada taurina para Bogotá, con la ilusión de que esta sea la última en el exilio. Tres sentencias de la Corte Constitucional ordenaron que las corridas de toros deben volver a la plaza de Santamaría.

Gonzalo Sanz de Santamaría, nieto de Ignacio Sanz de Santamaría, el hombre que empeñó su patrimonio y su riqueza personal en la construcción de la plaza que lleva su apellido, ha sido uno de los principales artífices de las temporadas taurinas que se han desarrollado en el ruedo de Puentepiedra.

Este año, con el concurso de un grupo de jóvenes aficionados de las universidades el Rosario y Los Andes, decidieron conformar una temporada taurina con varios alicientes. Gonzalo Sanz de Santamaría confía en que esta será la última temporada que se desarrolle en la plaza de Subachoque, sobre todo después de la posición del alcalde Enrique Peñalosa, quien a pesar de manifestarse en contra del toreo, aseguró que respetará y acatará las decisiones judiciales que precisamente ordenan la reapertura de la Santamaría.

En efecto, Peñalosa hizo el anuncio a los pocos días del inicio de su gobierno. Y aunque para muchos la postura del alcalde parezca ambigua, pues pareció quedar bien con taurinos y antitaurinos, Gonzalo Sanz de Santamaría prefiere calificarla de “respetuosa”, pues asegura que los aficionados a los toros, hoy por hoy, se han convertido en una minoría, y que como tal se les debe reconocer sus derechos, entre otros el de la libertad de expresión. Confían en que con Peñalosa así sucederá.

Los taurinos esperan que en enero del 2017 vuelvan los toros a la Santamaría, incluso, el anterior empresario de la plaza de Bogotá, Felipe Negret, se mostró confiado en que el 8 de diciembre del 2016 se celebre la corrida de reapertura de la Santamaría.

Sin embargo, los cálculos de los taurinos se podrían ver alterados pues la administración Petro adjudicó un millonario contrato por $6.500 millones para el reforzamiento estructural de la plaza. Esas obras fueron, entre otras, la excusa del exalcalde para evadir la orden de la Corte Constitucional.

Las obras de reforzamiento comenzaron el pasado mes de septiembre, y en teoría se extenderían por 18 meses. Los taurinos temen que dicha reestructuración se dilate, y con ello, la reapertura de la plaza, que el próximo 8 de febrero cumplirá 85 años.

La que es llamada la última temporada en el exilio tendrá un protagonista estelar. Un peruano de sólo 19 años viene sacudiendo el mundo taurino. Su nombre es Andrés Roca Rey y parte de su secreto es que se arrima a los toros como pocos lo han hecho, incluso, tras su pasada actuación en Cali, lo calificaron como una especie de ‘kamikaze’, un torero al que no le cambia la cara a pesar del riesgo que asume.

Roca Rey tomó la alternativa en septiembre, en Nîmes (Francia), y en su primera temporada ha arrasado en todas las plazas que ha pisado. Se llevó los trofeos oficiales en Lima (Perú), y en Colombia lleva un registro solo comparable al de las máximas figuras del toreo: salió a hombros en Cali, Manizales y Duitama. Su próxima cita será en Puentepidra.

El peruano se las verá con los toros de Mondoñedo, precisamente la ganadería de la familia Sanz de Santamaría, que son los más apetecidos por los aficionados de Bogotá. La gran inquietud es si Roca será capaz de hacerle a estos toros, famosos por su bravura, lo mismo que ha hecho en otras plazas del mundo.
Pero no será el único atractivo. Junto a él estarán el español Manuel Jesús ‘Cid’, ídolo de la afición de Manizales, que también es muy respetado en Bogotá. Manuel Libardo completa el primer cartel.

En la segunda corrida actuarán Luis Bolívar, el torero colombiano más importante de la actualidad, además del español Iván Fandiño, quien suma tres puertas grandes en la plaza de toros de Madrid. Cierra el cartel otro colombiano, el antioqueño Sebastián Ritter, quien precisamente tomó la alternativa en la capital española. Los toros serán de Guachicono.

La plaza de Puentepiedra abrirá de nuevo sus puertas, y probablemente por última vez como escenario de la tradicional temporada taurina de Bogotá. Los aficionados dicen que la última temporada en el exilio tiene n muy buena pinta.

Carteles
Sábado 16 de enero

3:00 PM
Toros de Mondoñedo
El Cid (España)
Roca Rey (Perú)
Manuel Libardo (Colombia)

Sábado 23 de enero

3:00 P.M.
Toros de Guachicono
Luis Bolívar (Colombia)
Iván Fandiño (España)
Sebastián Ritter (Colombia)

Sábado 30 de enero
3:00 P.M.
Novillos de Mondoñedo y Guachicono
Joaquín Galdós (Perú)
Guillermo Valencia (Colombia)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.