Lunes, 23 de enero de 2017

| 2016/06/04 00:00

Roman Polanski, el eterno perseguido

El fiscal general de Polonia, Zbigniew Ziobro, anunció que impulsará el proceso de entrega del director a Estados Unidos. La causa, el abuso sexual a una niña de 13 años en 1977.

Roman Polanski, el eterno perseguido Foto: A.F.P.

Todo comenzó una noche de 1977, en Los Ángeles, cuando, entre drogas y fotografías en ropa interior, Roman Polanski abusó sexualmente de Samantha Geimer, de 13 años. Tras afirmar que la niña parecía mayor, el director se declaró culpable y luego de pasar 42 días en la cárcel salió libre bajo fianza de 2.500 dólares.

Al año siguiente huyó de Estados Unidos y evitó la prisión. En 2013, Polanski acordó darle casi medio millón de dólares a la víctima y esta retiró los cargos y argumentó que su exilio de décadas era suficiente castigo. Pese a ello, la Justicia de Estados Unidos sigue tras él. El cineasta, creador de El bebé de Rosemary y El pianista, reside hoy en Polonia y su situación judicial se deteriora.

En noviembre de 2015, el Tribunal Supremo de ese país decidió no extraditarlo a Estados Unidos, pero la semana pasada el ministro de Justicia y fiscal general de Polonia, Zbigniew Ziobro, anunció su intención de revivir el proceso de entrega a las autoridades estadounidenses. Y mientras los líos van y vienen para Polanski, Geimer lanzó en 2013 una rentable biografía donde cuenta todos los detalles de su historia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.