Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/10/10 22:00

James Harrison, el hombre del brazo de oro

Su sangre resultó vital para detener una condición mortal que afectaba a Australia hasta 1967, y se le atribuye haber salvado la vida de dos millones de niños.

Durante los últimos 60 años el australiano James Harrison, de 78, ha donado plasma de su sangre. A sus 14, al conocido hombre del brazo de oro le operaron el corazón y recibió 13 litros de sangre que salvaron su vida, así que prometió hacer lo mismo por los demás. Pero al convertirse en donante los médicos descubrieron que su sangre podría solucionar un problema mortal, la enfermedad de Rhesus, que hasta 1967 causó la muerte a miles de bebés sin ser detectada. Las mujeres sufrían abortos involuntarios y los recién nacidos tenían daños cerebrales. Una vez los científicos describieron la enfermedad, una condición en la sangre de la mujer embarazada que ataca a los glóbulos del bebé, la sangre de Harrison fue esencial pues tiene un anticuerpo inusual que los médicos usaron para desarrollar la inyección Anti-D. Por esto se le atribuye haber salvado la vida de 2 millones de bebés.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.