Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/02/23 00:00

Se enloqueció

Mohamed al-Fayed no sabe qué más hacer para que el mundo crea la versión de que la princesa Diana y su hijo Dodi fueron asesinados.

Mohamed al-Fayed no sabe qué más hacer para que el mundo crea la versión de que la princesa Diana y su hijo Dodi fueron asesinados. La semana pasada el magnate egipcio, propietario de los almacenes Harrods, declaró ante el tribunal de Londres que el accidente de tránsito en el que la pareja perdió la vida en agosto de 1997 en París fue producto de una conspiración orquestada por el duque Felipe de Edimburgo. Su intención sería evitar que su nieto y heredero al trono, el príncipe William, tuviera un hermano musulmán. Según Al Fayed, poco antes de su muerte Diana y Dodi lo llamaron para contarle que esperaban un bebé y que anunciarían su compromiso. Además de decirle asesino calificó al esposo de la reina Isabel II de "nazi" y "racista". Pero además agregó que sus colaboradores habían sido los servicios secretos de inteligencia franceses y el MI6 británico. La CIA tampoco salió bien librada pues, de acuerdo con la declaración, también participó en los hechos. Una de las novedades de su testimonio es que acusa al príncipe Carlos de estar involucrado en el complot con el fin de deshacerse de su ex esposa y no tener problemas para estar con Camilla Parker-Bowles. Ni siquiera Tony Blair, ex primer ministro británico, se salvó de ser mencionado en la lista de conspiradores. Sin embargo cuando se le preguntó por pruebas, contestó indignado que los servicios de seguridad se habían encargado de obstaculizar su búsqueda de la verdad. A los pocos días sir Richard Dearlove, jefe del MI6 tuvo que comparecer ante el tribunal y dijo que cada una de las acusaciones eran absurdas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.