Lunes, 23 de enero de 2017

| 2010/07/31 00:00

Se hizo hombre

Leonardo DiCaprio se consolida como uno de los actores más importantes de su generación gracias a su papel en 'El origen', que se estrena en el país el 6 de agosto.

Varios críticos de cine describen ‘El origen’ como una mezcla de ‘Matrix’ y James Bond. Entre sus próximos proyectos DiCaprio, no descarta interpretar a un superhéroe o dirigir su propia película.

A sus 35 años, Leonardo DiCaprio sigue encarnando el estereotipo de 'niño lindo de Hollywood': tiene ojos azules, pelo rubio y enloquece a las jovencitas. Ese estigma lo persiguió por mucho tiempo y hacía peligrar sus perspectivas artísticas, pero comenzó a desaparecer con papeles como el de Titanic. Su nueva película, El origen (Inception), prueba que ya tiene un puesto consolidado entre los actores más destacados del cine. Se trata de un thriller del aclamado director Christopher Nolan, en el que interpreta a Dom Cobb, un espía que se mete en el subconsciente de las personas mientras duermen para robar sus secretos. Desde su estreno en Norteamérica, la cinta ha recaudado más de 140 millones de dólares y ha sido catalogada por varios especialistas como la mejor del año.

DiCaprio confiesa que siempre dudó en participar en una película de ciencia ficción, pero ya varios dicen que se trata de una de sus actuaciones más sobresalientes. La semana pasada, por ejemplo, New York Magazine publicó un artículo que sugiere que el actor llegó al punto más alto de su carrera, mientras que la revista Rolling Stone le dedica la portada de su edición de agosto, donde lo presenta como "una estrella madura".

Tal ha sido el ascenso de su carrera durante los últimos años que incluso el director Martin Scorsese lo considera "uno de los mejores actores de todos los tiempos", porque, según dice, es capaz de dominar roles complejos con facilidad. Según escribió la crítica de cine Caryn James en el diario The New York Times, "DiCaprio puede hacer personajes astutos y dejar al descubierto quién se esconde tras la fachada del estafador o del policía".

Para lograr eso estudia con sumo cuidado cada uno de los guiones que le ofrecen, se toma su tiempo a la hora de elegir con qué directores trabajar y se da el lujo de rechazar papeles que para otros resultarían muy atractivos. A principios de 2000, por ejemplo, le ofrecieron interpretar a Spider-Man antes que a Tobey Maguire, pero no aceptó la oferta porque no estaba listo aún. Algo similar ocurrió con el personaje de Robin en Batman Forever, que finalmente hizo Chris O'Donnell. Como explicó a SEMANA el prestigioso columnista de cine Colin Covert, "su capacidad para escoger es lo que le ha permitido ser un éxito en taquilla y entre la crítica especializada".

DiCaprio no se arrepiente de haber declinado esos proyectos y reconoce que su éxito no fue un simple golpe de suerte. Desde niño supo que quería ser actor. Nació en Los Ángeles y a los 14 años hizo su primer comercial de televisión. Participó en algunas series y su carrera despegó cuando filmó ¿A quién ama Gilbert Grape?, cinta en la que interpreta a un joven con retraso mental, que le valió nominaciones a los premios Óscar y a los Globo de Oro en la categoría de mejor actor de reparto en 1993. A partir de ese momento su carrera despegó.

Cuando se estrenó Titanic, en 1997, varios críticos compararon el furor que DiCaprio despertó entre las adolescentes con la 'Beatlemanía' de la década de los 60. Aparecieron cerca de 400 páginas de clubes de fans en Internet y se publicaron 11 biografías no autorizadas. Pese a la fama que ganó, el joven no cayó en la adicción a las drogas ni el alcohol, a diferencia de lo que sucedió con otros actores de su generación. "No hay historias mías en las que aparezca sobre un charco de vómito en el cuarto de un hotel", admite en Rolling Stone. Después de su papel como Jack Dawson en Titanic, trató de mantener un bajo perfil. Rara vez daba entrevistas y estaba harto de ser recordado como el "chico de cara bonita".

En ese entonces pudo haber aprovechado su popularidad para actuar en películas más light, pero decidió tomar un camino diferente y de paso se atrevió a explorar su faceta de activista al crear una fundación para la protección del medio ambiente. En total ha grabado 24 películas, ha sido nominado al premio de la Academia tres veces y sus filmes han conseguido alrededor de 4.000 millones de dólares en taquilla. Una hoja de vida de la que no cualquier 'niño lindo de Hollywood' puede presumir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.