Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1995/02/20 00:00

SE INICIA EL JUICIO DEL SIGLO

Lo que faltaba. La estrategia de los abogados de la defensa en el juicio de O.J. Simpson es decir que a su ex esposa la mató la mafia colombiana.

SE INICIA EL JUICIO DEL SIGLO

NUNCA ANTES un proceso ha tenido un nivel de cubrimiento como el caso de O.J. Simpson, el cual se inicia esta semana en Estados Unidos. Durante meses el juicio del futbolista - acusado del asesinato de su ex esposa Nicole Brown y un amigo de ella, el camarero Ronald Golman- ha sido una obsesión para los estadounidenses. Y la saturación de informaciones referentes al crimen -ocurrido el 12 de junio pasado- no tiene precedentes en la historia de ese país. Ningún evento -ni la guerra en Bosnia o la invasión a Haití, ni el acoso sexual del juez Thomas o el proceso por violación a William Kennedy Smith, ni la mutilación hecha por Lorena Bobbit o la final del Super Bowl- ha podido superar la expectativa y los récords de audiencia generados por este caso, que involucra a una leyenda viviente del fútbol norteamericano y que se inició con una espectacular persecución del acusado por las autopistas de Los Angeles, transmitida en directo desde un helicóptero para 95 millones de teleespectadores.
El cubrimiento por parte de los medios de comunicación ha sido tal qué una de las mayores dificultades para las autoridades ha sido la de encontrar un jurado imparcial, compuesto por una docena de personas que no conocieran nada sobre el caso. Finalmente se logró conseguir y sentar en el estrado a un grupo de montañeros casi analfabetas que nunca habían oído hablar del tema. Y, con todo y eso, a última hora el juez tuvo que retirar a dos personas: un empleado de una agencia de alquiler de carros quien aparentemente conoció a Simpson. y una mujer que es maltratada por su novio y podía tener prejuicios.
Pero si pocas veces ha habido un proceso tan público. también es cierto que pocas veces se han visto tantas pruebas en contra de un acusado. El juicio se inicia con una abrumadora serie de evidencias que señalan como culpable a este futbolista que, a los 43 años. se había convertido en un ídolo para los estadounidenses. No sólo como estrella del deporte sino como comentarista de televisión y actor de cine. Las pruebas son contundentes:

LAS EVIDENCIAS
Primera: se sabe que durante los siete años de matrimonio Simpson golpeaba a su esposa en forma brutal. El diario que Nicole llevaba hasta cuando se divorció, hace dos años, registra muchas de las golpizas de las que fue víctima. A pesar de que durante varias semanas se discutió si ese documento -que es auténtico- debía ser conocido por el jurado -se supone que los delitos del pasado no deben influir en el juicio de un acusado-, la semana anterior el fiscal logró una gran victoria jurídica al conseguir la aceptación por parte del juez. Lance Ito, de que el jurado conozca, si no el diario, sí al menos la mitad de las informaciones que se tienen como antecedentes.
Los episodios que el jurado va a escuchar sobre el abuso y el maltrato que O.J. Simpson daba a Nicole Brown son: que en una ocasión, cuando ella estaba embarazada. él la echó de la casa a los gritos de "cerda repugnante" y la amenazó con una pistola. Que en un incidente ocurrido en 1985, para no dejarla salir de la casa, él le rompió el vidrio del carro con un bate de béisbol. Que en 1989, la víspera de año nuevo, Simpson, pasado de tragos, fue arrestado por la policía por golpear violentamente a su esposa. En esa oportunidad él aceptó el veredicto y fue condenado a una multa y dos años de libertad condicional.
Además, el jurado conocerá el contenido de las cartas que el futbolista enviaba a Nicole pidiéndole perdón por las golpizas y las fotografías de la policía a las heridas de Nicole. Y escuchará las grabaciones de dos angustiosas llamadas hechas por Nicole en octubre de 1993 -ocho meses antes de ser asesinada- al 911. La línea de emergencia de la policía. en las que llorando pide ayuda: "Acaba de romper la puerta y está entrando en la casa. Me va a volverm... ".
También escuchará las declaraciones de dos vecinos que, cinco días antes del crimen. vieron a Simpson merodeando por la casa de Nicole y mirando por las ventanas. Al ver que su ex esposa hacía el amor con otro hombre, el futbolista armó un escandalo. Y se presentará además el testimonio de un amigo de Simpson, al cual el futbolista le manifestó que sabía cómo ingresar a la casa de su ex por la entrada trasera de la casa, sin que ella se diera cuenta.
Pero eso no es todo. Existe una segunda evidencia igualmente convincente: se presentarán las pruebas de ADN de una mancha de sangre hallada en la camioneta de Simpson -la famosa Ford Bronco en que huyó-, que prueban que es una mezcla de la sangre del ex jugador de fútbol y de las dos víctimas. También se encontró sangre de Nicole en una media encontrada en la habitación de Simpson.
Tercera: durante las pesquisas en la mansión de Simpson en Los Angeles la policía encontró un guante ensangrentado, idéntico a otro que se halló en la escena del crimen.
Cuarta: Según el testimonio de un vendedor. días antes del crimen Simpson compró un cuchillo, que coincide en su forma, marca y medidas con el que se utilizó en el asesinato, el cual no ha aparecido.
Y para defenderse de tan contundentes y numerosas evidencias, Simpson no tiene una coartada. Para explicar dónde estaba la noche del crimen -entre las 11 y las 11.45 p.m., hora en que se cometió-, Simpson sólo ha podido decir que se quedó dormido en su casa. completamente solo, mientras esperaba que una limosina lo recogiera para llevarlo al aeropuerto. Ante esto, para nadie es un secreto que las cosas para Simpson se están complicando.

LA ESTRATEGIA DE LA DEFENSA
Cualquiera podría pensar que ante semejantes evidencias no hay mayor defensa posible. Sin embargo, lo que ha ocurrido en el caso Simpson ha demostrado que en el mundo de los tribunales siempre existe un recurso de explicación. Para empezar, O.J. Simpson cuenta con los más famosos -y costosos- abogados penalistas de Estados Unidos: Robert Shapiro y Lee Bailey -quienes la semana pasada se pelearon entre sí-, y Johnnie Cochran, quien está coordinando el equipo de defensores, cuyos honorarios se estiman en 10 millones de dólares. Lo que significa que, después del juicio, Simpson deberá entregarles todo su patrimonio.
Si a simple vista las evidencias son abrumadoras, las estrategias de la defensa han resultado realmente asombrosas. Y la verdad es que en el mundo de los penalistas el prestigio se gana no por defender inocentes sino por lograr que los clientes, por culpables que sean, no vayan a parar a la cárcel. Lo que se está viendo es que los abogados defensores de Simpson han utilizado una estrategia doble. La primera consiste en desbaratar cada uno de los argumentos de la fiscalía con lo que se ha llamado 'las tres C': confusión, contaminación y corrupción. Y la segunda se basa en tener una explicación alternativa para el crimen.
En esa primera parte - desbaratar una a una las evidencias en contra de su cliente- se han escuchado argumentos que para muchos suenan realmente osados: Respecto a las pruebas y testimonios acerca de la violencia física ejercida por Simpson hacia su esposa, los abogados han señalado que el hecho de que él la golpeara no tiene nada que ver con el caso. La posición de la defensa es que una cosa es pegarle a la esposa y otra matarla.
Pero si ese argumento resulta insólito, la explicación que dan a las manchas de sangre encontradas en la camioneta y las medias del futbolista es aún más desconcertante. Según los abogados, esas gotas de sangre fueron plantadas, tanto en el carro como en la ropa, por un policía racista que quería inculpar del crimen al jugador. Shapiro y sus colegas sostienen que estas fueron puestas allí por el detective blanco Mark Fuhrman y aseguran también que los rastros de sangre en la media no se reportaron cuando la prenda fue encontrada, sino meses después. Además la defensa va a cuestionar la validez de las pruebas de ADN y la forma 'chabacana' como se tomaron las muestras.
Aunque resulte difícil de creer que al hallar los cadáveres de Nicole y su amigo acuchillados el policía hubiera tenido tiempo de regar sangre de las víctimas en las prendas y el carro de Simpson, ese mismo argumento han utilizado los defensores para explicar la presencia del guante compañero del que se encontró en la escena del crimen -hallado en la casa de Simpson. Según los abogados, el policía que hizo las primeras pesquisas en la mansión de Simpson lo colocó allí. En sus alegatos han afirmado que la policía de Los Angeles es conocida por su fobia racial. Sobre la compra del cuchillo, la defensa asegura que todo el mundo tiene derecho a comprar uno sin que por ello se le tenga que culpar de todos los asesinatos que se cometan.
La segunda parte de la estrategia resulta aún más descabellada. Por increible que parezca, la posición oficial de los defensores de Simpson es que a Nicole Brown la mató la mafia colombiana. A sabiendas de que el jurado necesita una causa para hallar a un culpable. los abogados ya han dejado saber que dirán que la ex esposa dcl jugador era una asidua consumidora de drogas y que el cruel asesinato tiene el sello de los 'barones' de la droga. El único respaldo con que cuentan son los apartes de un libro escrito por Faye Resnick. una amiga lesbiana de Nicole, quien en octubre pasado publicó "Nicole Brown Simpson: diario privado de una vida interrumpida', en el cual confiesa que ellas utilizaban cocaína. Según se supo, la teoría que expondrán los defensores de Simpson es que la ex esposa del futbolista se endeudó a tal punto con los traficantes de drogas que cuando ella no pudo pagarles, estos la asesinaron.
Aunque algunos rumores señalan que la droga hizo parte de muchos de los eventos de violencia doméstica que Simpson protagonizó, y que era él quien le debía dinero a la mafia, esta teoría no ha dejado de sorprender a muchos Y lo cierto es que el insólito tema de los mafiosos colombianos hará parte de los alegatos que se escucharán en el juicio.
De lo que todo el mundo está seguro es de que este ha sido un juicio cargado de sorpresas. A pesar de tratarse del juicio con mayor documentación en la historia de Estados Unidos, a pesar de que parezca prácticamente imposible que Simpson no haya cometido el asesinato, la verdad es que la opinión. pública se resiste a creer que el héroe su deporte favorito sea el asesino de Nicole Brown y su amigo.
Una encuesta publicada recientemente por la prensa de ese país muestra que sólo un tercio le los estadounidenses cree que Simpson es culpable. El Otro tercio, asegura que el futbolista no asesinó a su ex esposa, una tercera parte de los encuestados responde que no sabe. Eso lo único que demuestra es el grado de veneración que la opinión pública de Estados Unidos siente por sus famosos. Y esa es también la razón para que el juicio a O.J. Simpson sea considerado como el evento que mayor audiencia ha captado en la historia de la televisión estadounidense. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.