Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/06/04 00:00

Se suicidó el actor que protagonizó Kung Fu

Se suicidó el actor que protagonizó Kung Fu

BANGKOK (AP) — David Carradine, el astro de la serie televisiva de los 70 "Kung Fu" cuya carrera resurgió al interpretar a un asesino que termina siendo víctima en la cinta de Quentin Tarantino "Kill Bill", fue hallado muerto el jueves en Tailandia. Un reporte indica que se suicidó.

Un vocero de la embajada estadounidense, Michael Turner, confirmó el deceso del actor de 72 años. Dijo que las autoridades tailandesas le informaron a la embajada que Carradine murió el miércoles por la noche o el jueves por la madrugada, pero se excusó de dar más detalles por consideración con la familia.

El sitio web del diario tailandés The Nation dijo que fuentes policiales no identificadas habían informado que Carradine fue hallado ahorcado el jueves en su lujoso cuarto de hotel. Indica que Carradine se encontraba en Bangkok para rodar una película y que se alojaba en el hotel desde el martes.

Según el periódico, Carradine faltó a una comida con sus compañeros de grabación el miércoles y no pudo ser contactado. Su cuerpo fue hallado por una mucama del hotel a las 10 de la mañana del jueves. No dice el título de la película que filmaba.

Reporta que una investigación policial preliminar encontró que el actor se ahorcó con una cuerda de las cortinas de su habitación. Indicó que, según la policía, había estado muerto por lo menos 12 horas y que no había señales de agresión.

Un agente policial en la estación del distrito Lumpini de Bangkok no confirmó la identidad del hombre muerto, pero dijo que el lujoso hotel Swissotel Nai Lert Park había reportado que un huésped se había suicidado allí.

Carradine fue un destacado miembro de una venerable familia de actores de Hollywood que incluyó a su padre, John Carradine, y su hermano Keith.

En total, trabajó en más de 100 largometrajes con directores como Martin Scorsese, Ingmar Bergman y Hal Ashby. Uno de sus prominentes papeles fue el del cantante Woody Guthrie en la película biográfica de Ashby de 1976 "Bound for Glory".

Pero era mejor conocido por su papel de Kwai Chang Caine, un cura Shaolin que viaja por el oeste estadounidense en la década de 1800 en la serie televisiva "Kung Fu", que se transmitió entre 1972 y 1975.

Repitió el papel a mediados de los 80 en una película para TV e hizo el papel del nieto de Caine en la serie de los 90 "Kung Fu: La leyenda continúa".

En años recientes volvió a la cima con el papel titular de la segunda entrega de la saga de Quentin Tarantino "Kill Bill".

El personaje, mundana figura paterna de una banda de asesinos, fue una presencia enigmática en "Kill Bill — Vol. 1" (2003). En dicho filme, una ex asesina de su grupo (Uma Thurman) comienza una sangrienta venganza contra sus viejos asociados.

En "Kill Bill — Vol. 2" (2004), el personaje de Thurman se enfrenta cara a cara con el propio Bill. Con ese papel Carradine consiguió una postulación a los Globos de Oro como mejor actor de reparto.

Bill fue un verdadero contraste de su personaje de Kwai Chang Caine, el refugiado de voz suave de un monasterio Shaolin, que desplegaba serenamente su sabiduría y combatía a tipos malos en el Viejo Oeste.

Tras "Kung Fu", Carradine protagonizó la película de culto de 1975 "Death Race 2000", estelarizó con Liv Ullmann "The Serpent's Egg" de Bergman en 1977 y con sus hermanos el western de 1980 "The Long Riders".

Pero desde principios de los 80 pasó dos décadas haciendo mayormente películas de bajo presupuesto. Eso cambió con las cintas de Tarantino.

"Todo lo que necesitaba desde que más o menos me retiré de las películas de estudio hace un par de décadas ... es simplemente estar en una", dijo Carradine a la AP en el 2004.

"No hay nada que Anthony Hopkins o Clint Eastwood o Sean Connery o ninguno de esos tipos estén haciendo que yo no pueda hacer", expresó. "Todo lo que necesitaba era que alguien con la valentía de Quentin me pusiera bajo los reflectores".

Hay algo que siguió siendo una constante en su vida desde "Kung Fu": el interés de Carradine por las hierbas, el ejercicio y la filosofía orientales. Escribió un libro de memorias titulado "Spirit of Shaolin" y siguió haciendo videos de tai chi y otras artes marciales.

En la entrevista del 2004, Carradine habló con franqueza sobre su pasado consumo de alcohol y narcóticos, pero dijo que eso había quedado atrás y que se conformaba con café y cigarrillos.

"No me gustaba como me veía, por un lado. Cuando uno bebe tanto, uno está como fuera de control emocionalmente. Me enojaba con más facilidad".

"Probablemente esta sea la última vez que responda estas preguntas", añadió Carradine. "Porque esto es una regeneración. Esto es un renacimiento. Es el comienzo de una nueva carrera para mí. Es tiempo de no hacer nada más que mirar hacia adelante".

___

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.