Martes, 24 de enero de 2017

| 1993/07/12 00:00

SEXOGENARIA

A los 60 años, y sin ayuda de la cirugía plástica, Joan Collins se da el lujo de ser un símbolo sexual.

SEXOGENARIA

A PESAR DE NO tener las calidades profesionales de las grandes actrices del cine, Joan Collins tiene en su haber un récord que pocas estrellas de Hollywood pueden contar: alcanzar la fama de seductora a los 50 años. Considera la sucesora de Mae West la legendaria devoradora de hombres, la Collins, en visperas de cumplir los 60, sigue coleccionando hombres y cada vez más jóvenes. Su novio actual, Red Harris, tiene 25 años.
Hace 10 años saltó a la fama com Alexis Carrington, la vampiresa de "Dinastia" serie de televisión que durante una década fue seguida por los televidentes de 63 países. Hasta entonces, había sido protagonista de películas de segunda pero de romances de primera. Sus tormentosas relacionadas sentimentales con los don juanes de Hollywood, como Warren Beatty, de quien abortó un hijo; Ryan O'neal, George Hamilton, entre otros, la colocarón, a los 48 años, a la cabeza de la lista de las seductoras de cine.
Más conocida por sus romances que por sus méritos como actriz, cuando la serie alcanzó su máxima popularidad, la Collins publicó sus memorias "Pasado Imperfecto" un libro en el que se reveló sus númerosas y escandalosas aventuras de alcoba y las cuales dejaban a Alexis Carrington como una mojigata. Los detalles y confidencias sobre su agitada vida sentimental hicieron sonrojar a algunos de sus ex amantes, pero ninguno se atrevió a desmentirla. En uno de los capítulos la Collins, incluso, cuenta que su parimer esposo, Ron Kass, intentó venderla a un jeque árabe por 10.000 dólares.
El escándalo desatado por sus memorias acrecentó su popularidad. Su fama de seductora fue corroborada hasta por sus mayores detractores. Uno de ellos, su tercer marido, el sueco Peter Holm, de 37 años, con quien estuvo casado 13 meses y quien con el divorcio pidió también una fortuna para su sostenimiento, dijo poco después de la separación: "Joan es tan hermosa y tan malvada como Alexis... pero mucho más sensual". Ese ha sido el pedestal de su éxito. Y la verdad es que, en plena cincuentena, Joan Collins se convirtió en el simbolo sexual de la pantalla chica. Y no sólo eso, a los 55 años posó desnuda para la revista Playboy... Un lujo que ninguna artista de su edad como Elizabeth Taylor, Sofía Loren, Gina Lollobrigida, etc. se ha dado: salir sin nada más encima que sus Joyas en página reservadas para mujeres de 30 y 35 años más jóvenes.
Pero quizá lo que más llama la atencón es que en un mundo en el cual la cirugía plástica ha sido el curso más utilizado para prolongar los encantos físicos, incluso para aquellas que aún no llegan a los 40 años, la Collins es prácticamente la única en llegar a los 60 mostrando atributos y sin haber pasado nunca por el quirófano.
Hce cuatro años, cuando se terminó de filmar la serie "Dinastia", en abril de 1979, Joan Collins vendió su lujosa mansión en los Angeles para irse a vivir a Londres con sus hijos, Sasha y Robert, de los productor Ron Kass y Katie, de su segundo esposo el actor Anthony Mewley. Pero con el final de "Dinastia" vino tambien el final de su carrera como actriz de primera plana.
Recientmente decidió incursionar nuevamente en la literatura con su novela "Prime Time"; sin embargo la Collins ha ganado más dividendos como seductora que como escritora. Las ventas de su perfume "Spectacullar" y de una línes de ropa interior Femenina son alimentadas por su imagen de vampiresa. Y la verdad es que pocas mujeres en el mundo se dan el lujo de despertar pasiones eróticas a una edad en que se supone están tejiendo patines para los nietos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.