Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2011 12:00:00 AM

Shakespeare, ¿impostor?

Una nueva película replantea la historia del autor más importante de habla inglesa y sugiere que no escribió ninguna de las obras que se le atribuyen.

Al estilo de los Montescos y los Capuletos, las dos familias rivales de Romeo y Julieta, académicos y expertos de todo el mundo han discutido la identidad de William Shakespeare por más de 150 años. Tal es la pasión que despierta el tema que recién empezó a rondar la teoría de que era un fraude, apareció una mujer que por poco logra exhumar su cadáver. Hace apenas unos años, cerca de trescientos actores y profesores también se unieron para firmar una declaración en la que ponían en tela de juicio a una de las más grandes figuras de la dramaturgia mundial. Porque si bien nadie duda de que Shakespeare efectivamente fue un actor nacido en Stratford-upon-Avon, para algunos no hay pruebas suficientes de que haya escrito obras cumbres de la literatura como Hamlet o Sueño de una noche de verano.

La pelea revivió de nuevo por cuenta de la película Anonymous (Anónimo), que señala que Edward de Vere, conde de Oxford, es el verdadero autor de las 36 obras, 154 sonetos y dos poemas narrativos atribuidos a Shakespeare. Aunque la cinta se estrenará en Estados Unidos y Europa el 28 de octubre, ya ha levantado polémica porque muestra al autor de habla inglesa como un bufón ignorante únicamente interesado en la fama y el dinero. Hay quienes sostienen que su director, el alemán Roland Emmerich, solo quiere simular el éxito que tuvo en taquilla con cintas como Godzilla, Día de la independencia o El día después de mañana. De hecho, aparte de la película, también realizó un documental que espera distribuir en los colegios con el fin de cuestionar el discurso oficial que se enseña en los salones de clase.

Para probar su teoría, Emmerich alega que no existe ningún manuscrito original del Bardo de Avon y, además, en su testamento no menciona ninguna de sus creaciones. La explicación que más fuerza ha tomado estos días es que el autor de Macbeth o Julio César debía tener un conocimiento mínimo en materias como historia, literatura clásica, latín, derecho y etiqueta, algo a lo que Shakespeare nunca tuvo acceso porque no pertenecía a la clase alta inglesa. Por el contrario, solo asistió a la escuela secundaria de su ciudad natal, y sus padres no pudieron pagarle la universidad.

El cineasta y los partidarios de Oxford también creen que existen coincidencias entre la vida del conde y la obra firmada por Shakespeare, no solo por la similitud entre algunos personajes de los textos y familiares del noble, sino por su perfil de trotamundos, experto en leyes y mecenas de compañías de teatro. Pero, entonces, ¿por qué decidió regalarle el crédito a un actor provinciano? Según dijo a SEMANA William Leahy, profesor de la Escuela de Artes de la Universidad de Brunel y director de una maestría sobre el tema, "en esa época no era bien visto que los aristócratas escribieran piezas teatrales, de modo que De Vere prefirió mantenerse en el anonimato para evitar la vergüenza pública". Otro dato revelador es que el conde se hacía llamar "spear shaker" (un juego de palabras que significa 'agitador de lanzas') para despistar a sus enemigos.

Sin embargo, los académicos que defienden la autoría de Shakespeare consideran que pese a que este provenía de una familia modesta (su papá era un comerciante de textiles y su mamá había heredado una pequeña fortuna), a los 13 años ya podía leer a Virgilio, Cicerón y otros pensadores romanos debido a que la educación pública de entonces era muy avanzada. El hecho de que no tuviera sangre azul tampoco era un inconveniente ya que, como integrante de la compañía de actores King's Men, solía codearse con la reina Isabel I y otros cortesanos durante las presentaciones.

"Hay suficientes pruebas de que él era un escritor y dramaturgo. Varios autores reconocieron su trabajo en vida e incluso su rival, el poeta Ben Jonson, lo llamó 'el cisne de Avon' en el prólogo del primer folio de sus obras", explicó a esta revista Stanley Wells, una autoridad en el tema y presidente de la organización Shakespeare Birthplace Trust, que se encarga de preservar el legado del escritor en Stratford. El detalle que pone en serios aprietos la teoría de Oxford y con el que varios expertos han tratado de poner fin al debate se basa en la inexactitud de fechas: el conde murió en 1604, es decir, mucho antes de que salieran a la luz algunas de las piezas más famosas de Shakespeare, quien falleció en 1616.

Con ese mismo argumento se desvirtuaría la idea según la cual Christopher Marlowe también pudo haber usado ese seudónimo para publicar, pues murió 23 años antes que 'el hijo de Avon'. Las especulaciones no paran ahí y otros han llegado a afirmar que el filósofo sir Francis Bacon es el verdadero genio de La tempestad, pero jamás quiso admitirlo porque habría entorpecido su aspiración de llegar a ser canciller de Inglaterra. La lista de posibles candidatos es interminable (Wells asegura que se han postulado 77 nombres) y aún no se advierte ninguna solución al misterio. Tal vez, como explica Leahy, es muy posible que en las obras de Shakespeare hayan intervenido otros actores y escritores, tal como ocurría en las tablas en aquella época. La polémica continúa y, por lo pronto, solo ha servido para reafirmar su leyenda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.