Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/2013 1:00:00 AM

La mecenas

Sheikha Al-Mayassa, la hija del emir de Catar, quiere hacer con Doha lo mismo que Catalina la Grande con San Petersburgo y los Medici con Florencia: convertir su ciudad en el mayor centro cultural del mundo.

Sheikha Al-Mayassa, la hija del emir de Catar, quiere hacer con Doha lo mismo que Catalina la Grande con San Petersburgo y los Medici con Florencia: convertir su ciudad en el mayor centro cultural del mundo. Y al parecer lo está logrando. La prestigiosa revista ArtReview la nombró por primera vez la persona más influyente en el mundo del arte, luego de quedar en el décimo puesto en 2012. Con tan solo 30 años la princesa, que estudió en Estados Unidos, está al frente de la Autoridad de Museos de Catar, donde cuenta con un presupuesto ilimitado. Según cálculos de The Economist, desde hace siete años la familia de Al-Mayassa ha invertido alrededor de 900 millones de dólares anuales para convertir al pequeño emirato en una potencia. Con ese dinero la familia real no solo construyó el descomunal Museo de Arte Islámico, que abrió sus puertas en 2008, sino que además compró por 250 millones de dólares Los jugadores de cartas de Cézanne, el cuadro más caro de la historia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.