Martes, 17 de enero de 2017

| 2009/02/07 00:00

Sigue el misterio

Sigue el misterio

"No hablamos de nosotros mismos para darles trabajo a los biógrafos", dijo hace algún tiempo Mario Vargas Llosa al referirse a que él y Gabriel García Márquez tenían un acuerdo tácito para no hablar de la pelea que tuvieron en 1976 y que significó el fin de una gran amistad. Quizá pensando en eso, los especialistas en literatura Ana Gallego y Ángel Esteban acaban de publicar en Madrid De Gabo a Mario, un libro que indaga en la relación de los escritores latinoamericanos. Ambos autores reconocen que es difícil saber a ciencia cierta lo que sucedió, pero cuentan que hubo motivos ideológicos de por medio, relacionados con la Revolución cubana. Según el libro, los problemas comenzaron cuando fue encarcelado el poeta cubano Heberto Padilla en 1971. Muchos escritores condenaron el proceso

y comienzan a distanciarse de la Revolución, Vargas Llosa a la cabeza. Sin embargo, García Márquez todavía hoy mantiene su adhesión?. También se ha especulado que el distanciamiento se debió a razones más personales. Según una de las versiones, las familias de ambos escritores eran muy amigas y cuando el peruano se separó de su mujer Patricia, esta habría buscado consuelo en Gabo y su esposa Mercedes, quienes le habrían aconsejado divorciarse. Pero luego la pareja se reconcilió y, enterado de todo, Vargas Llosa le habría pegado un puño en la cara a su viejo amigo, que le dejó el ojo morado, cuando coincidieron en un teatro en México.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.